Era de lo poco que le faltaba al juego por escuchar. Tras casi una década de espera, de tiras y aflojas y de litigios de por medio, el lanzamiento de Duke Nukem Forever ha sido, en líneas generales, criticado por su baja calidad en las revisiones de la prensa especializada. Hartos de tanta crítica, el grupo Redner, encargado de la promoción del juego, amenazó por Twitter con no enviar más juegos en el futuro a todas aquellas publicaciones que han realizado críticas demasiado negativas.

El grupo, a través de su cuenta en la red de microblogging lanzó los siguientes mensajes:

Muchos han ido demasiado lejos con sus críticas, estamos revisando quienes serán los que recibirán juegos la próxima vez y que no viertan el veneno de estos días…

Hablar de malos resultados está bien… el veneno en las críticas… eso es completamente diferente

Sorprendente y un sinsentido si tenemos en cuenta que en el mundo del ocio digital, y en el sector de los juegos en particular, el feedback se obtiene a través de las reviews de los medios. Ya sea a través de prensa escrita o vía Internet, el envío de un juego y su consiguiente reseña tiene que ser lo más objetiva posible para el público que no quiere engaños y piensa comprar el producto. A nadie se le puede presionar bajo las amenazas para conseguir un artículo positivo, y aún mucho menos, lanzando de manera pública, a través de Twitter, ese mensaje.

Se puede entender el nerviosismo y la presión de la que ha sido objeto los últimos meses todo el equipo que rodeaba a DNF, pero de ahí a crear una "lista negra" de periodistas va un mundo. Para colmo de males, el grupo Redner eliminó al cabo de unas horas los tweets que amenazaban, pero como suele ocurrir en estos casos, las capturas de pantalla "corrían" por la web. A última hora, 2K Games, responsables y creadores del juego, han emitido un comunicado donde aseguran el fin de las relaciones profesionales con Redner, afirmando que esperan seguir manteniendo la misma relación de cordialidad con la prensa. Bien por 2K Games, aunque quizá ésta haya llegado un poco tarde para un juego que nació "maldito" hace ya más de una década.