Desde ayer tengo instalado en mi iPhone la primera beta de iOS 5, que como sabréis fue presentada el pasado lunes en la keynote que la empresa de Cupertino dio en la WWDC. Han sido bastantes las novedades que trae este nuevo software y muchas de ellas han dado que hablar, por el supuesto “ataque” que supone por parte de Apple hacia los desarrolladores que han estado creando aplicaciones para su sistema durante los últimos años.

Mi compañero Carlos Rebato os daba su opinión hace unas horas y si bien no estoy completamente de acuerdo en todos los puntos tiene mucha razón en lo que dice en ese sentido. Sin embargo, hay que destacar que iOS 5 contiene pocas características revolucionarias o mágicas. En su gran mayoría, las funcionalidades que han sido añadidas en esta versión beta se tratan de cosas que ya hacían otras aplicaciones ya disponibles o que ya hemos visto en otros sistemas operativos para smartphones.

¿Hace mal Apple en incorporar estas características a iOS? En mi opinión, siempre que no lo hagan pisando en exceso a los desarrolladores que han creado sus aplicaciones para su sistema, hacen bien. En muchos casos, los usuarios podrán preferir seguir usando las apps que han sido pisadas por estas novedades, como es mi caso, ya que seguiré usando Whatsapp por qué no todos mis contactos tienen iOS, del mismo modo que seguiré usando Instapaper, por qué es un sistema mejor que para mí ya que uso varios sistemas operativos que no llevan una manzana, misma razón por la cual seguiré usando Wunderlist. Desde luego habrá aplicaciones que pierdan usuarios, pero entonces la pelota está en el tejado de sus desarrolladores, que han de mejorar la aplicación para hacerla más atractiva para los usuarios, no creo que por el simple hecho de haber llegado primero no puedan tener competencia directa de Apple.

Independientemente de esto, me gustaría hacer mucho hincapié en que pocas cosas son las revolucionarias las que trae iOS. Sin duda una de ellas es en cómo puede afectar iCloud al ecosistema creado por Apple, algo que veremos con mejor perspectiva con la versión final que saldrá allá por el mes de octubre. Algo a tener en cuenta y analizar, es la profunda integración que han realizado de Twitter dentro del sistema, algunos pueden pensar que este es el modo que ha tenido Apple de socializar un poco iOS tras el fracaso de Ping. Está claro que no es la misma cosa, pero Apple puede lograr con esta integración que sus usuarios sean más proactivos usando esta integración, lo que desde luego es un WIN-WIN, algo que beneficia a la propia empresa de la manzana y a Twitter, así como a los usuarios, que tienen una vía más rápida para enviar tweets desde el propio iOS.

En definitiva, Apple ha estado perfeccionando su sistema operativo móvil con la incorporación de todas estas características que de un modo u otro faltaban, lo cual es realmente lo grave del asunto. Lo que nos encontraremos hoy en día, si instalamos la beta 1 de iOS, será un sistema operativo algo más rápido, más perfeccionado --aunque con fallos típicos de una beta-- pero que está lejos de ser revolucionario o mágico. Quizá si lo sea en su versión final, con todas las funcionalidades completas y alguna otra que no hayan presentado, pero por el momento, iOS 5 no deja de ser una actualización normal. Veremos cómo queda cuando se lance la versión final.