Las pantallas flexibles son una de las fantasías tecnológicas más perseguidas por los inventores. Si bien se han conseguido algunos avances significativos como este teléfono móvil flexible, el día en que tengamos un dispositivo moldeable en nuestros manos aún parece muy, muy lejano. ¿O no? Pues de acuerdo con los investigadores de Hewlett-Packard, esta tecnología podría estar disponible en tan sólo dos años.

A petición del ejército de Estados Unidos, HP ha empezado a experimentar con esta idea para desarrollar la primera pantalla flexible. El propósito es que estas pantallas se puedan enrollar en la muñeca de los soldados --como los manuales de jugadas de los mariscales de campo--, de modo que los elementos puedan reportar en tiempo real sus avances en una misión. Por supuesto, aunque los más interesados son los militares (¿cuántos inventos no le debemos a la tecnología bélica?), en la empresa ya le ven muchas aplicaciones a este invento.

"Imagina que las tiendas puedan usar estas pantallas para mostrar cambien los precios o los descuentos en sus productos en tiempo real, en lugar de empleados que sustituyan las etiquetas de papel", ejemplifica Carl Taussing, director del Laboratorio de Superficies de Información en HP. El objetivo es crear una pantalla que mezcle las características de un papel, una superficie reflejante y una pantalla táctil.

A mí me ha recordado casi de inmediato esos diarios que aparecen en las cintas de Harry Potter. La mayor ventaja de esta nueva tecnología sería eliminar el problema de las pantallas rotas o quebradas, cambiándolas por dispositivos moldeables y adaptables. No sólo eso, sino que habríamos encontrado una alternativa a varios productos manufacturados de papel o plástico. Una auténtica revolución, donde los usos sólo están limitados por la imaginación. ¿Será cierto que la veremos en un par de años? En un mundo donde todo avanza a una velocidad impresionante, ¿por qué dudarlo?

Etiquetado: