El día de hoy, más, aún más de como el copyright se utiliza con fines distintos a su propósito, o más bien, de cómo la extradición se pretende utilizar para lograrlo. Glyn Moody publica en ComputerWorld lo último acerca de histeria en la aplicación de leyes de propiedad intelectual. El caso involucra al administrador de TVShack, uno de los dominios confiscados por ICE durante la operación “En Nuestros Sitios”.

Richard O’Dwyer de 23 años, estudiante de ciencias de la computación fue arrestado por la policía británica y se encuentra detenido en la prisión de Wandsworth.

Además, las autoridades demandan su extradición a los Estados Unidos para enfrentar cargos de copyright, aún cuando el servidor el servidor no se encuentra alojado en Estados Unidos, el cuál ofrecía únicamente los enláces a series de TV.

De acuerdo a TorrentFreak el caso de OINK podría ser un precedente en este caso. El abogado del acusado, especializado en derechos humanos y extradición, indica que la operación de TVShack al igual que TV-Links podría gozar de la protección que ofrece un directiva del Parlamento Europeo dedicada a los servicios de la sociedad de la información y en donde se define el mere conduit. El abogado de O’Dwyer comentó para Torrent Freak:

En 2010, los grupos representantes de titulares de los derechos intentaron perseguir a la página web de TV-Links. Como su nombre indica, este sitio era,efectivamente, un directorio de programas de televisión que almacenados en sitios web de vídeo, como YouTube. Los usuarios de la página buscaban un programa de televisión que les gustaba, y luego colocaban un enlace en TV-Links a los sitios que ofrecían episodios de ese programa ".

"Se argumentó que TV-Links operaba bajo “mere-conduit” (mera transmisión) y que una defensa de la Unión Europea estaba disponible para ellos. La directiva 2000/31/CE del Parlamento Europeo define un "Servicio a la Sociedad de la Información" como el que ofrece un servicio prestado bajo remuneración, a distancia, por medio de equipos electrónicos y para el procesamiento y el almacenamiento de datos.

No hay que olvidar que en versiones anteriores de ACTA, sus negociadores proponían incluír medidas criminales para todo aquel que "facilitará o asistierá” infracciones de copyright. En la versión final esta medida ha desaparecido, pero al parecer maximalistas de la propiedad intelectual están decididos a implementar sus desproporcionadas medidas a como de lugar.

Este fue un capítulo más de la historia de un sistema de propiedad dedicado a destrozar los sistemas de justicia internacionales y los derechos humanos, en nombre del copyright.

Imagen vía Mira66