Hay una regla no escrita en el cine que si algo tiene éxito --sea un libro, un cómic, un videojuego o hasta una atracción turística-- hay que hacer una adaptación. No importa si no hay trama aparente, siempre habrá un visionario (o un desquiciado) que esté dispuesto a entrar al quite. Tal es el caso de Asteroids, el legendario juego de vídeo de Atari lanzado hace más de 30 años, que llegará a la pantalla grande con Roland Emmerich en la silla de director

¿De qué va una película basada en un juego cuya dinámica es disparar hasta el cansancio? Sólo Hollywood sabe. Lo que es seguro es que la mano de Emmerich nos hace pensar que veremos un filme de acción y desastre. ¿Cómo lo sabemos con tanta certeza? Basta con ojear un poco su filmografía, que consta de joyas como Independence Day, Godzilla, The Day After Tomorrow ó 2012.

Pero la pesadilla no termina ahí. En la producción se encuentra Lorenzo di Bonaventura, quien está actualmente trabajando en la promoción del nuevo filme de Transformers. Además, el guión se lo han encargado a Matt López, ampliamente conocido (?) por la historia de The Race to Witch Mountain, una cinta de Disney que pasó con mucha pena por las salas de cine.

De acuerdo con Vulture, la trama está situada en un entorno post-apocalíptico en el que los extraterrestres han derrotado a los humanos y destruido la Tierra. Los sobrevivientes habitan en colonias establecidas en un cinturón de asteroides (¡ajá!), y creen que los alienígenas los rescataron tras la hecatombe. Por supuesto, después se descubre la cruda realidad y... bueno, se imaginarán lo que viene.

En lo personal, creo que simplemente se aprovechan de un nombre para jalar a cuantos fanáticos nostálgicos se dejen --y de paso, explotar con toda la maquinaria publicitaria el merchansing derivado--. En fin, por lo menos es un buen pretexto para que Emmerich se luzca (?) de nuevo con sus explosiones y desastres; y nosotros tenemos una razón para desempolvar los cartuchos y sumergirnos en el paleolítico de los videojuegos.