Sencillamente increíble, en el pasado Google I/O la compañía aportaba datos en los que se rondaba las 400.000 activaciones diarias, apenas un mes después, esa cifra sube a 500.000 según un tweet de Andy Rubin, uno de los máximos responsables de Android. Es un número que se dice pronto, pero es nada más y nada menos que medio millón de activaciones en un sólo día lo que acaba redundando en 15 millones de usuarios cada mes, para una sola plataforma, en un mercado como el de los smartphones, son cifras realmente impresionantes. Rubin complementa además que esa cifra está creciendo a un ritmo del 4,4% a lo que sumamos los más de 100 millones de dispositivos Android activados a nivel mundial hasta la fecha repartidos en más de 310 dispositivos Android que crecen cada poco tiempo y que llegan a un total de 112 países.

Cada vez va quedando más claro que el sistema operativo de Google ya no es aquel recién llegado en pañales que montaba el mítico HTC G1 de T-Mobile, Android ya es una superpotencia, es un sistema operativo que empieza a mirar cada vez más directamente a los ojos incluso a los grandes sistemas operativos de escritorio, es la muestra evidente de que gran parte de la electrónica de consumo pasa por los dispositivos móviles, es una prueba de esa era post-PC de la que tanto se habla. Aparte de ser una magnífica y más que merecida noticia para todo el equipo responsable del éxito de Android también es una inmensa responsabilidad, si sigue a este camino, probablemente en un tiempo se convierta en el sistema operativo más usado del mundo, con todo lo que ello implica.

El éxito de Android es también un éxito para Google, que con cada dispositivo ve asociada una nueva cuenta y la potenciación de sus servicios. Parte del éxito de Android radica también en mi opinión en que lleva asociado todo el ecosistema de aplicaciones de la compañía, y además con mucho cariño. Gmail es para mí el mejor cliente de email, Google Talk uno de los mejores clientes de IM, lo mismo para Picasa, Maps, Navigation, Google Reader... cada dispositivo Android constituye un pase directo a toda una serie de aplicaciones que permiten explotar al máximo el terminal, todo gracias a la gran G, por supuesto.

Con medio millón de activaciones por día espero que pocos duden que Android es el futuro, para bien o para mal, tendrá algunas cosas en las que saldrá perdiendo contra los sistemas de la competencia: iOS, Windows Phone... y tendrá otras cosas en las que saldrá ganando, el balance entre ellas, que es en lo que muchas veces parece que nos quedamos (el clásico argumento de: 'Pues Android es mejor porque...'), al final acaba dando igual. El gran acierto ha sido proporcionar un sistema abierto, flexible y disponible para prácticamente cualquier fabricante, Android es el futuro no sólo por su éxito, sino porque tiene todo lo necesario para estar básicamente en cualquier lugar.

Como mencionaba antes, y parafraseando al abuelo de Peter Parker: 'un gran poder conlleva una gran responsabilidad'. Todos estos números y tendencias de éxito están fenomenal, no me cabe la menor duda, pero todavía faltan cosas por pulir en el sistema, algunas de una urgencia inmediata: entre otras y en mi opinión Google debería intentar potenciar el Android Market para que sea más rentable para los desarrolladores y así atraerlos a su plataforma, intentar controlar la ya de por sí (y me temo que inevitable) fragmentación y seguir trabajando en mejorar muchos y variados puntos del sistema. Si consigue afrontar con serenidad los retos actuales y los que están por venir, no me cabe la menor duda de que su futuro será arollador, y lo dice un acérrimo usuario de iOS.