Anonymous regresa a la lista de sospechosos de Sony por el robo de datos a la PlayStation Network. De acuerdo con la empresa nipona, la intrusión se dio de manera simultánea a un ataque de denegación de servicio. Mientras Sony trataba de defenderse de dicha acción, el hacker responsable de la extracción de información se metió hasta la cocina sin encontrar ningún obstáculo en su paso.

Por lo que sabemos, el asalto a la PlayStation Network se dio entre los días 17 y 19 de abril, detectándose hasta el 20. Recordemos que, a inicios del mes, Anonymous emprendió una ofensiva contra la PSN, atacando a la empresa por haber tomado acciones legales con un par de piratas informáticos del grupo. Días después, los hackers reconocieron que fue un error usar dicha estrategia, debido al daño colateral que hacían a los usuarios de la red (y por consiguiente, la pérdida de apoyo público). Aún así, Anonymous no quitó el dedo de la llaga, afirmando que encontrarían otra forma "más creativa" de ejercer presión.

Cuando se reveló el ataque, Anonymous se deslindó de la responsabilidad. Incluso Sony aseguró, en la rueda de prensa del domingo 1, que el grupo no estaba implicado de ninguna manera. Sin embargo, ahora recula y señala con el dedo. A pesar de que han dicho desconocer si existe alguna relación entre este ataque DDoS y el robo de datos personales, han salido a culpar a la agrupación, sosteniendo que funcionaron --a propósito o por casualidad-- como un factor de distracción para la seguridad de la PSN. Las sospechas crecen ahora que se halló un documento que podría vincular a Anonymous con el robo de datos, aunque bien podría tratarse de evidencia plantada.

Por lo que veo, acá hay tres hipótesis principales.

  1. Que Anonymous esté implicado directamente: Me parece la más improbable, pues el grupo ya había mostrado que no quería afectar a terceros con sus ataques de protesta, razón por la cual cesaron los bombardeos. Además, el costo en credibilidad y apoyo público sería muy alto. Sin embargo, no puede descartarse que alguna célula más extrema de dicho grupo haya actuado en complicidad.

  2. Que el atacante haya aprovechado la situación: Me suena lógico. Si un sector de Anonymous --recordemos que funciona como un organismo descentralizado-- continuó por su parte con los ataques, el hacker pudo aprovechar la situación para colarse. Otra razón es que Sony haya estado demasiado distraído en reforzar algunos huecos, que simplemente dejó abierta la puerta trasera.

  3. Que Sony planee una cortina de humo: Sony necesita ganar tiempo. ¿Por qué no aprovecharse de un enemigo, usarlo como carnada y desviar la atención? Suena a una estrategia posible. Anonymous se ganó la animadversión de algunos usuarios con los ataques, y en el mundo empresarial, no es muy bien visto. Culparlo (aunque sea por coincidencia) sería un movimiento útil para la empresa.

Desde mi perspectiva, las dos opciones de abajo me suenan más probables: o se trató de una desafortunada coincidencia o Sony quiere ganar tiempo culpando a otro. Como sea, la situación sigue complicada, pues la PlayStation Network sigue caída, la Sony Online Entertainment también quedó comprometida, han tenido que recurrir al FBI y a Homeland Security, los números en la Bolsa van a la baja y han tenido que contratar a otra firma de seguridad más. Así que, Sony, lo que menos importa ahora es señalar culpables, sino resarcir los daños y cuidar la seguridad de los jugadores.