La batalla entre Samsung y Apple continúa. A mediados de la semana pasada conocimos que la empresa coreana debería mostrar sus prototipos a la estadounidense. Pues bien, en Samsung como en la anterior ocasión no se han quedado de brazos cruzados y sus abogados han demandado a la empresa de la manzana para ver sus próximos prototipos.

La empresa pide expresamente que se les muestren los prototipos de dos productos de éxitos de la empresa de la manzana, es decir, el que será el nuevo iPhone y el nuevo iPad. Además de ver los prototipos de estos modelos pide que también se les permita ver el embalaje que tendrán para comprobar que no se están vulnerando sus derechos. Aunque hay que señalar en que las solicitudes de cada una de las empresas hay diferencias importantes.

El contrario de la solicitud de Apple la empresa coreana solicita en la demanda una orden judicial para poder ver los productos finales y sus embalajes del iPhone y iPad si estas están disponibles. Si no lo estuvieran, desean ver la última versión disponible. En el caso de Apple no se pidieron productos finales, sino fotografías o diseños, pero además se da el caso de que los productos que pidió que fueran vistos por sus abogados se hicieron públicos días antes o después de que esto sucediera, mientras que por el contrario Apple tendría que revelar sus nuevos modelos cuando todavía no hay ninguna confirmación de que se vaya a producir un lanzamiento, Samsung se basa en los rumores que circulan por Internet.

De este modo vemos cómo Samsung está haciendo un movimiento curioso a la par que extraño, basado en que Apple podría lanzar esos productos y por ello podrían incurrir en algún tipo de medida cautelar para que estos no salgan a la venta si se vulneran sus derechos. Samsung afirma pedir el mismo trato que Apple, es decir, nadie de la empresa verá los productos de sus competidores, tan solo el grupo de abogados externos, de este modo harán ver que no habrá ningún tipo de copia por parte de los productos.

En definitiva, una táctica bastante agresiva por parte de Samsung que va sumando otro escalón a la batalla legal en la que se han enfrascado esta dos empresas. Ahora queda por ver que dice el tribunal sobre esta solicitud de la empresa coreana.