¿Podríamos hablar de moda? Esto de los ataques DDoS, los hackeos y la sustracción de datos está convirtiéndose en una común práctica contra servicios y sites de grandes corporaciones. Tras la consabida brecha que prodría dejar fuera de juego a PlayStation Network durante meses, ahora nos enteramos de que los piratas están cebándose también con las editoras de software.

Es el caso de Eidos, que ha visto como su propio sitio y el de su más prometedora apuesta a corto plazo, Deus Ex: Human Revolution, fueron hackeados el pasado miércoles, atribuyéndose nuevamente la autoría al grupo activista Anonymous.

Más de 9.000 perfiles profesionales han sido robados, así como la información personal de los más de 80.000 usuarios registrados en la web del juego.

No sería ésta ahora mismo la mayor preocupación a que se enfrentaría Eidos, pues KrebsOnSecurity ha posteado una conversación atribuída a los responsables en la que discuten si filtrar o no el “src”. Esas tres letras pueden referirse bien al propio código de las páginas, pero también al juego en sí, lo que supondría una debacle para la compañía, que tiene enormes esperanzas puestas en el retorno de la franquicia.

Que filtren tu producto estrella no es plato de buen gusto, máxime tras varios años de mimado desarrollo y críticas de lo más positivo por parte de la prensa especializada, que a buen seguro motivarán el éxito de ventas... si es que los hackers de turno no cumplen sus amenazas.

Aunque se sospecha de Anonymous, hay quien entiende que los atacantes no son si no la escisión que hace unos días atacase al propio grupo, liberando direcciones IP y nombres de usuario de algunos de sus principales componentes.

Un observador anónimo citado por VG247 entendería normal tal autoría:

Así es cómo estos tipos funcionan: un día trabajan juntos y al siguiente incian una guerra interna, lanzándose basura mutuamente como si de un juego se tratase. Es un comportamiento propio de psicóticos. Se odian unos a otros pero aún así continúan colaborando en determinadas operaciones... para volver a atacarse en cualquier momento.

Así que Anonymous sería ahora mismo una lucha de egos de la que no saldrá bien parada ni su ya maltrecha imagen, ni las compañías atacadas, ni los propios usuarios, que en este caso han vuelto a ver comprometido su información personal.

¿Está a punto de perderse la confianza en la seguridad de la red? Puede que así sea en unos meses si continúa esta injustificable oleada de cibercrímenes.