Casi por los pelos, pero Sony ha conseguido su propósito de que PlayStation Network se encuentre plenamente operativa antes de que arranque el evento por excelencia del ocio electrónico.

La plataforma, activa parcialmente desde hace unas semanas, culmina casi mes y medio de apagón fruto de la brecha de seguridad que comprometiese los datos de millones de usuarios.

A excepción de Japón, Corea del Sur y Hong Kong, donde PSN volvió hace tan sólo unos días (el pasado sábado) se espera que el servicio se restablezca por completo en todo el mundo este fin de semana. Juego online, microstransacciones ingame, canje de códigos y PlayStation Store volverán a estar disponibles para alegría de usuarios y desarrolladoras, hartas de perder importantes cuantías a cada día que se prolongaba la desconexión.

Sony a Reuters:

Hemos llevado a cabo un exhaustivo testeo y verificado férreamente la seguridad de nuestras funciones comerciales para traer de vuelta a PlayStation Network de forma plena, para que nuestros fans puedan disfrutar nuevamente de una experiencia de entretemiento primera clase. Apreciamos la paciencia y el apoyo mostrados durante este tiempo.

Como toda película de terror, sin embargo, el final no siempre se ubica allí donde se espera. La historia podría distar bastante de terminar si hacemos caso a Lulzsec, grupo hacker que ha amenazado a la compañía con una nueva ofensiva:

Estamos trabajando en otra operación contra Sony. Hemos condensado todos nuestros exaltados tweets en uno sólo: Este es el principio del fin para Sony.
Nuestro #Sonage (Sony+ownage) funciona a máxima velocidad. Hay mucho que hacer. ¡La diversión nunca acabará!

La amenaza se haría efectiva en no más de un día (o eso aseguran). Esta vez, sin embargo, todo suena a inofensivos ladridos.