Era evidente que Sony no podía dejar desamparados a sus usuarios europeos, ya dispuestos a alzarse en rebelión ante un hipotético trato de favor con respecto a los estadounidenses. Recuérdese que la compañía ha compensado a los afectados de aquel país con un plan de protección de datos por un año, medida que ahora cruza el charco.

El programa podrá ser solicitado por afectados de Reino Unido, Francia, España y Alemania y es ofrecido por Affinion. Incluye protección de la información personal, línea de soporte ante el fraude y protección financiera (seguro para la cobertura de robos bancarios o compensación por perjuicios derivados del robo de identidad). Los usuarios de Qriocity también serán compensados, estudiándose en estos momentos la extensión del servicio a otros países.

Puede que la promesa de dos juegos gratuitos no convenciese, pero ésta se antoja una medida mucho más sensata y de agradecer. Habrá que ver cuántos usuarios terminan beneficiándose realmente y si la cobertura resulta tan férrea como parece.

No podemos alabar sin embargo las desafortunadas declaraciones de Howard Stringer, CEO americano de Sony, que harto de escuchar aquello de que su compañía tardó en hacer públicos los ataques, ha contraatacado con lo siguiente:

La mayoría de estas brechas ni siquiera son destapadas por las compañías. Un 40% de éstas notifica a las víctimas al cabo de un mes. Nosotros lo hicimos en una semana. ¿Me estás diciendo que mi semana no fue lo suficientemente rápida?

¿En serio Sony se defiende aludiendo a negligencias aejenas? Así es. Parecen argumentar que como otras compañías lo han hecho peor que ellos, deberíamos alabar su tiempo de respuesta en lugar de criticarlo. Vergonzante.

Y por si os estáis preguntando cuántas cuentas de PSN han sido dadas de baja a raíz de la brecha, el propio Kaz Hirai os da la respuesta: "un pequeño número". De concederle crédito, podríamos concluir que la plataforma no ha sufrido la esperable debacle de usuarios, que como buenos jugadores que son, más bien aguardan ansiosos la normalización del juego en línea.

Nuevas excusas también por parte de Hirai, quien entiende que el ataque, a fin de cuentas, será positivo para el sector:

Nuestro caso ha afectado a millones de usuarios, atrayendo una enorme atención mediática. A largo plazo todos se beneficiarán de esta sobreexposición, aunque no haya sido una experiencia muy agradable para Sony.

Sí, puede que tenga razón y a partir de ahora usuarios y compañías estemos mucho más al cuidado de nuestra privacidad, pero eso no suprime gravedad a la cuestión.