Algo no cuadra y no seré yo quien insinúe intereses ocultos en los datos ofrecidos por ADESE (Asociación Español de Distribuidores y Editores de Software de Entretenimiento) el pasado marzo. En un balance sobre el mercado español del videojuego en 2010, la asociación se lamentaba por un descenso del 5.2% respecto al año anterior.

La controversia radica en el informe que DBK acaba de hacer público, donde el decrecimiento se revierte: por volumen de negocio el mercado del ocio electrónico en España creció en 2010 un 5%. ¿Quién tiene razón?

Insensatos quienes entiendan que la asociación de editores ha rebajado sus cifras para recalcar lacras como la piratería, pues todos gustamos de pavonearnos cuando los datos nos dan la razón. Especialmente un sector del videojuego que puede presumir de salud en un contexto letal para el resto de industrias.

DBK es la primera sorprendida por este crecimiento, que anula los malos datos de 2009 y confirma cómo, a pesar de la crisis económica y el aumento de las descargas, la remontada del mercado es un hecho. 2010 equipara sus números a los de 2008 y ofrece una prometedora perspectiva, esperándose alcanzar los 1.225 millones de euros en 2012.

Una de las claves de este crecimiento la encontramos en un segmento al que no pocas veces hemos referido: el de los juegos online y móviles, que han proliferado como la espuma gracias a la garantía inherente de beneficios mediante las consabidas transacciones in-app. Ni que decir tiene que el auge de los teléfonos inteligentes y las redes sociales ha tenido todo que ver con la tedencia.

Los datos hablan por sí sólos: los juegos sociales online incrementaron su cuota de mercado un 14% y un 19% los de tipo móvil, suponiendo ya casi el 40% del total del mercado del videojuego en España. Subió también la venta de juegos físicos en consola (un 1%) aunque el PC no corrió la misma suerte. Un decrecimiento del 15% parece reafirmar su condena.

Según ADESE, en 2010 se vendieron 17.8 millones de juegos y 2.3 millones de sistemas. Por beneficios, las ventas de software recaudaron 631 millones de euros, mientras que las de hardware sumaron 489 millones.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.