Uno de los grandes errores de Nicolás Sarkozy fue dirigirse a los líderes de corporaciones de tecnología y entretenimiento como “el futuro” y los responsables de la revolución que ha producido el internet, en su discurso inicial del e-G8.

Bajo esta lógica no es una sorpresa que Mark Zuckerberg fuera quien cerrará las plenarias de tan cuestionado evento. Sí estan interesados en conocer porque la “fórmula mágica” de un sitio de identidades y relaciones reales, es tan impresionante para el publicista Mauricé Levy y las expectativas de su creador para crear mejores productos, adelante. Por cierto, Zuckerberg cree que no hay que regular la red.

En el segundo día del e-G8 vimos más de lo mismo, gente que el gobierno de Francia cree que tienen alguna representatividad por el simple hecho de poseer grandes plataformas y servicios; por lo tanto son responsables del futuro de un internet que todos hemos construído. Afortunadamente, el maestro Lawrence Lessig les dejó claro a todos los presentes muy claro que el futuro no fue invitado al e-G8.

Lessig describió a los gobiernos democráticos modernos como unos adictos a la regulación y al control para proteger a lo que él llama, los incumbentes, quienes utilizan al dinero como droga para satisfacer la adicción del gobierno y así, hacerlos completamente vulnerables para cumplir sus absurdas demandas, que de hecho bloquean la innovación y el crecimiento, para lo cuál citó el reporte Hargreaves del gobierno británico.

Lessig tuvó que explicar como el internet es una plataforma que permite cierto tipo de innovación la cuál ha sido lidereada por outsiders del status-quo: ICQ fue creada por un chavito israelí, YouTube y Google por drop-outs, Skype por chavos de Suecia y Noruega y bueno, que decir de Napster. (Nota personal: no puedo creer que no haya mencionado el bitTorrent)

El denominador común de la innovación real para Lessig es que ha sido creada por jóvenes, drop-outs (abandonaron la escuela) y que no han sido americanos.

La innovación de los outsiders amenaza los interéses de los incumbentes.

No confíamos en las respuestas que el gobierno da, simplemente por que la respuesta siempre ha sido beneficiar a los incumbentes.

Claro que necesitamos copyright, pero la cuestión no es si hay que proteger el copyright, sino cómo hacerlo para que funcione en el siglo XXI. ¿Qué arquitectura se necesita para eso?

Lessig declaró que la ley HADOPI francesa tiene muerte cerebral y pidió que los políticos se dediquen a su trabajo el cual es crear políticas justas y garantizar un internet abierto, libre y neutral que garantice la innovación de los outsiders.

Concluyó:

El futuro no es Facebook, Google o Murdoch, el futuro del intenet no esta aquí no fue invitado. [..] lo menos que podemos hacer es preservar la arquitectura de la red para proteger el futuro que no esta aquí.

Keynote - e-G8 from lessig on Vimeo.

A continuación la sesión completa del panel titulado "Promoviéndo la Innovación" en el que también participaron Sean Parker y el Ministro de Economía Digital de Francia y otros, quienes fueron presentados como "un maestro, un ministro y cuatro millonarios, claramente, están haciendo algo". Sin comentarios.

La aparición de Nellie Kroes, la comisionada de la agenda digital para la Unión Europea y en quien yo tenía mucha esperanza, fue muy gris. En fin, Kroes anunció su interés de promover una legislación en Europa muy en línea con Sarkozy, aunque fue enfática en la necesidad de complacer a todos los sectores de la sociedad. Sin embargo, se le olvidó hablar de que la Unión Europea aprobó una propuesta para complacer a los incumbentes del copyright y no a toda la sociedad, lo cuál es raro en un foro que tenía como objetivo legitimizar la regulación del internet en base a la lógica anticuada del copyright. El comunicado de prensa del Parlamento Europeo titulado, La Comisión elabora un plan para que los derechos de propiedad intelectual impulsen la creatividad y la innovación, ya esta disponible en su sitio. Hasta parece título de panel de e-G8, ¿no creen?.

La crítica obviamente se endureció el segundo día y afortundamente los grupos de la sociedad civil que lograron hackearse el protocolo del e-G8 ofrecieron una conferencia de prensa para denunciar la falta de representación de la sociedad civil en el e-G8.

Jérémie Zimmerman de La Quadrature, Lawrence Lessig, Reporteros Sin Fronteras y Jeff Jarvis estuvieron presentes en la improvisada rueda de prensa, que por cierto tuvó más sustancia y sensatez, que todas las plenarias juntas.

En la rueda de prensa, Reporteros sin Fronteras denunció que el comunicado final del e-G8 ya había sido fabricado aún sin haber terminado la conferencia y este tweet apareció en la red.

RT @domdelport Le communiqué final du #eG8 est écrit depuis hier et a leaké au NY Times @rosselinless than a minute ago via identica Favorite Retweet Reply

Conferencias que sacan conclusiones sin haber escuchado a todos sus invitados. Vaya.

Si el objetivo era una discusión democrática para decidir las políticas necesarias para garantizar el futuro de la red , el e-G8 fue un rotundo fracaso y sólo sirvió para polarizar más a la sociedad en torno al copyright. Pero aunque no fue su objetivo, el e-G8 triunfó en algo al desnudar ante el mundo entero las intenciones de los incumbentes y su completa incapacidad para ser parte del futuro.

Felicidades a los organizadores ojalá sus invitados al menos hayan entendido que la innovación no sigue reglas, las rompe.

Imagen vía eG8forum.com