Para los rezagados en la cuestión, recordemos que la gran polémica sobre privacidad antes del ataque que desconectó Playstation Network estuvo motivada por un simple archivo inherente a la función de geolocalización en iOS. El fichero de marras, extraíble sin mucha dificultad, contenía información pertinente a nuestras ubicaciones más usuales.

No pasó mucho hasta que se hiciese público el método de extracción y por ende pudiesen plasmarse gráficamente los datos contenidos. El resultado alarmó a más de uno, incluídas las propias instituciones: un mapa en el que se reflejaban las cotidianas idas y venidas del usuario.

Se preguntó entonces qué pasaría con semejante información si cayese en malas manos: podría saberse donde residimos, en qué sucursal bancaria solemos sacar nuestro dinero o qué ruta frecuentamos durante nuestras sesiones de footing… paradójicamente, toda esa información suele compartirse de buen grado a través de plataformas como Foursquare, claro que aquí la crítica venía dada por la pasividad de la geolocalización.

Sorpresa mayúscula cuando al poco se descubrió que Apple no era la única y que Google también implementaba un sistema de almacenamiento similar en Android. Las protestas subieron de tono.

El propio Steve Jobs tuvo que salir a la palestra para dar explicaciones, asegurando que en ningún momento su compañía había rastreado a los usuarios y que el objeto de consolidated.db (así se llama el archivo) no es sino garantizar un servicio de posicionamiento instantáneo, requiriéndose para ello la triangulación de terminales mediante crowdsourcing. Dicho de otra manera: articular una gran base de datos que de forma cifrada y anónima consienta la rapidez demandada por los usuarios.

Aunque algunos quedaron conformes con la explicación, otros entendieron que el problema radicaba en la facilidad con que podía extraerse el fichero, algo que Apple reconoció.

Muestra de ese mea culpa, Boy Genius Report informa de que la próxima actualización iOS (versión 4.3.3) acabará definitivamente con la polémica: el archivo se borrará automáticamente cuando el usuario desactive el servicio de localización. Además, se reducirá su tamaño así como el tiempo durante el que permanece almacenada la información.

Apple promete además que el archivo estará encriptado a prueba de bombas en iOS 5.

La actualización también mejorará el rendimiento de batería en el iPhone y solventará problemas menores de software detectados en el iPod.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.