Tan enfrascados estamos en el análisis del mercado de los juegos sociales y móviles que no hemos reparado en otra vía de futuro tanto o más prometedora. Cierto que servicios como OnLive no terminan de despegar (a la espera de lo que ofrezca Dave Perry con Gaikai) pero todos parecen de acuerdo en que el sector del videojuego se dirige inevitablemente hacia el juego en la nube.

La extinción de soportes físicos no ha de implicar únicamente el abultamiento de nuestros discos duros, por mucho que nos cueste pagar por algo que deja de ser nuestro en cuanto muere la conexión. Jugar desde cualquier lugar, a cualquier juego, con cualquier dispositivo y sin descargas. Una utopía que podría materializarse en los próximos años y a la que no pocos aspiran.

No cabe duda de que jugar al último triple A desde cualquier pantalla (ya sea la de nuestro móvil o el propio televisor del salón) con independencia a especificaciones, se antoja de lo más atractivo. El problema vendrá dado por la nulidad de conexión en muchos territorios, requiriendo este sistema de más que considerables anchos de banda para ejecutarse con solvencia.

Pero pongamos todo esto en boca de uno de los grandes, John Carmack (co-fundador de id Software) para quien el cloud-gaming tendrá un impacto inimaginable en la industria:

Creo que el juego en la nube llegará a ser muy significativo del panorama del ocio electrónico. Los jugadores han demostrado en no pocas ocasiones que están dispuestos a sacrificar cierta calidad en pos de la conveniencia y en lo que respecta al cloud-gaming las conveniencias podrán contra formatos físicos o descargas digitales.

Así ve el futuro del sector este gurú:

Nos aguarda una nueva generación de consolas, PCs destinados casi por entero a grandes MMOs, un incremento considerable de la distribución digital y teléfonos cada vez más dedicados al videojuego. Los blockbuster de elevado presupuesto persistirán, pero también proliferarán las producciones de menor calado como contrapunto.

Sobre el desarrollo en sí, Carmack se muestra entusiasmado y niega a quienes hablan de estancamiento tecnológico:

Los retos en el desarrollo de juegos ha aumentado exponencialmente en los últimos años, nunca he llegado a un punto en el que no hubiesen nuevas e interesantes cosas que aprender o en que trabajar. Hace veinte años podías comprender una plataforma casi en su totalidad, hoy día, cualquier teléfono se muestra más complejo y repleto de posibilidades.

¿Es el juego en la nube el futuro de la industria? ¿realmente llegará un punto en que aceptemos tener que conectarnos para poder jugar al título de turno? La tecnología ya está aquí, pero su tímida recepción alimenta el pesimismo de quienes la entienden únicamente admisible en el campo de la ciencia ficción.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.