Existe un evento por excelencia en lo que al sector del videojuego se refiere. La Electronic Entertainment Expo de Los Ángeles está a pocos días de dar comienzo y las grandes corporaciones de la industria ya preparan los anuncios con que dejar boquiabierto al respetable. La feria se convierte pues en una encarnizada lucha por ganarse el favor mediático, donde sólo puede haber un claro vencedor: aquel capaz de inyectar mayores dosis de adrenalina a sus usuarios.

Las quinielas ya han comenzado. Acabado el E3 2010, una amplia mayoría convino que la feria de este año sería más bien transitoria, sin demasiadas novedades y ya con los ojos puestos en un 2012 que trajese consigo nuevas máquinas. Llegó entonces Sony con su NGP bajo el brazo y reavivó expectativas.

Desde ese momento no han dejado de sucederse promesas de vislumbrar tal o cual título, de conocer ésta o aquella exclusiva. Nintendo terminó de animar el cotarro con un inesperado anuncio: presentaría su nueva máquina de sobremesa durante la cita, dando por buenos los insistentes rumores de que la sucesora de Wii estaba más que próxima.

Con semejantes previsiones os preguntaréis el porqué de tan catastrófico titular. Las circunstancias han querido que pese a las muchas sorpresas a desvelar, las tres mayores compañías del ocio electrónico se jueguen mucho más de lo que parece. El futuro no pinta nada prometedor, especialmente para Sony y Nintendo. Veamos por qué.

Sony

Si habéis pensado ipso facto en la brecha de seguridad que comprometiese PlayStation Network, váis por buen camino. La crisis parece haber remitido, pero la imagen comercial de la compañía ha quedado bastante deteriorada y harán falta algo más que un par de juegos para restablecer la confianza del consumidor.

Por supuesto, el tiempo todo lo borra y sería absurdo predecir un negro futuro en base únicamente a tal debacle. El catálogo de PlayStation 3, aunque cargado de exclusivas, no termina de resultar todo lo atrayente que debiera. PlayStation Portable está muerta a todos los efectos (salvo en Japón, donde goza de una envidiable salud) y la mayoría de analistas coinciden en que NGP resultará el mismo perro con distinto collar: una portátil muy potente, con numerosas conversiones y poca chicha.

Llegó a rumorearse la presentación testimonial de PlayStation 4, algo que en mi opinión terminaría de hundir a la compañía, denotando una enorme falta de consideración para con los 77 millones de usuarios afectados por la intrusión.

¿Sobre PlayStation Move? De experimentos fallidos mejor no hablar... máxime teniendo en cuenta la magna inversión (no me atrevería a decir que recuperada) que implicó su concepción.

Nintendo

Allá por 2005, Nintendo sorprendió a propios y extraños con su Dual Screen. La máquina fue acogida con enorme escepticismo, pero pronto se convirtió en uno de los sistemas más vendidos de la historia. Tres cuartos de lo mismo ocurrió con Wii, plataforma que se las prometía revolucionaria de cara al jugador tradicional, pero que terminó contentando justo al público contrario.

Abuelas, hijas, madres... todos los que habían rehusado ponerse delante de una consola, de repente lo hacían con suma naturalidad. Millones y millones de sistemas vendidos después, Iwata y compañía terminaron de comprender que su ciclo estaba próximo a agotarse, pues la base del éxito de Wii y DS no es otra que la de la propia fama.

Como toda moda, lo táctil y los sensores de movimiento comienzan ya a considerarse vetustos y los de Kyoto contemplan impasibles como sus cifras caen en picado. Nintendo 3DS parecía ser la solución, pero las ventas no terminan de darle la razón (por el momento) a quienes pensaban que las 3D eran el futuro (que se lo digan también a Sony).

Sin ir más lejos, la semana pasada 3DS vendió apenas 20.000 consolas en Japón, unas 8.000 más que su predecesora y justo la mitad que PlayStation Portable. Así las cosas, Nintendo se apresuró a anunciar que su nueva sobremesa (alias Project Café) vería la luz durante el E3.

¿Conseguirá esta nueva máquina levantar las finanzas del gigante nipón? Lo tiene difícil, pues o apuesta por una fórmula realmente disruptora o perfectamente podríamos volver a los tiempos de Nintendo Gamecube, cuando la compañía lloró lágrimas de sangre por su nefasta situación comercial.

Microsoft

Los de Redmond gozan de una relativa buena salud gracias en primer lugar a Kinect, que pese a su escasez de títulos sigue vendiendo considerablemente bien. Xbox 360 se ha beneficiado así mismo de las penurias de Sony, orquestando promociones especiales cuando la consola quedó retenida en varias aduanas o a raíz del problema con PSN.

El gran problema a que se enfrenta Microsoft, no obstante, es la falta de juegos realmente atractivos, con muy pocas exclusivas a la vista para su consola. Sí, parece que este E3 estará centrado casi en exclusiva en la cámara sensora, pero no hemos de olvidar que el público de 360 es eminentemente hardcore y no aceptará demasiadas casualadas como único caramelo a varios meses vista.

Ya que no tiene nueva consola a presentar (Sony y Nintendo sí) sólo grandes e inesperados juegos podrán conseguir que Microsoft consiga destacar este E3 y por consiguiente que su rendimiento comercial en lo que resta de 2011 resulte óptimo.

Pérdida de confianza, renovación portátil poco prometedora en términos analíticos, falta de grandes juegos, decreciente interés por las nuevas formas de juego, notorias pérdidas económicas... ojalá y el próximo día 10 de junio tenga que tragarme este pesimista discurso.

  • Hipertextual, a través de Ecetia, volverá a estar presente en el E3 de Los Ángeles, dispuesto a informar al minuto de cuanto se cueza del 6 al 9 de junio

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.