Tal y como ocurre en Alemania, el estricto sistema de calificación australiano ha impedido la publicación de según qué títulos por considerarse excesivamente violentos, poco apropiados a una público infantil y juvenil que erróneamente se percibe exclusivo de esta forma de ocio.

El gran error institucional es desconsiderar una categoría superior a la actual MA 15+, en la que no tienen cabida según qué juegos. Ha tenido que ser un profesional de la abogacía, John Rau, quien proponga la más obvia solución: expandir el sistema para acoger una nueva etiqueta.

El software R18+ permitiría así que muchos títulos de temática adulta (se reconocería por fin que los videojuegos no son sólo cosa de niños) entrasen al país y no pudiesen ser adquiridos por los menores de edad a los que hasta ahora se ha intentando infructuosamente proteger.

Así hablaba Rau el pasado abril, para quien el objetivo es acabar con MA 15+:

Presionaré para que Australia adopte este sistema en todo el territorio nacional, pero si no lo hace, estoy preparado para hacerlo yo solo. Existe una clara diferencia entre lo que los adultos y los niños pueden conseguir. En este momento la clasificación MA15+ es como un punto medio entre lo aceptable y lo que no lo es.

Hace unas horas, Brendan O'Connor, responsable del Ministerio del Interior australiano ha hecho públicas las directrices que determinarán la inclusión de cualquier juega en la nueva categoría:

  • Nula restricción de temática
  • Toda forma de violencia salvo la que atente contra la moralidad, decencia y propiedad aceptada por cualquier adulto razonable
  • Violencia sexual, siempre que se justifique por contexto
  • Actividad sexual simulada de forma realista
  • Ninguna restricción en cuanto al lenguaje
  • Presencia de drogas y desnudos

Los juegos MA15+ se matizaría además de la siguiente manera:

  • La violencia realista no ha de ser muy frecuente
  • La actividad sexual o los desnudos no puede atarse a recompensas o incentivos
  • La presencia de sustancias estupefacientes no está permitida

En lo que respecta a los desarrolladores, estos ya no se verían forzados a censurar sus juegos o exponerse directamente a la negativa de distribución.

La decisión se tomará el próximo julio y toda la industria espera que resulte óptima para el sector, siendo Australia uno de los últimos reductos de las anquilosadas concepciones sobre temática adulta en videojuegos, tan anodina como pueda ser la del cine o la literatura siempre y cuando sea consumida por aquellos a los que se dirige.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.