De increíble podemos considerar la última creación de varios investigadores del Brookhaven National Laboratory. Los astrónomos han logrado la construcción del mapa 3D más grande (y antiguo) jamás creado. Un mapa capaz de cubrir una franja que abarca entre los 10 mil millones y 12 mil millones de años luz de distancia que podría dar por fin con las respuestas a muchas de las preguntas de la ciencia, entre ellas, la naturaleza de la energía oscura o la ubicación de galaxias más allá de los 7 mil millones de años luz (anterior registro de un mapa de las mismas características).

Para la realización del mapa se basaron en la potente luz que emitían en la distancia 14.000 balizas cósmicas, consiguiendo así el mapa más profundo en el tiempo jamás creado. Las nubes de hidrógeno podrían ayudar a contestar algunas de las grandes preguntas en torno al universo.

El instrumento utilizado para la creación del mapa, el Barion Oscillation Spectroscopic Survey (también llamado BOSS), es un telescopio de usos múltiples capaz de analizar la luz de los quásares (fuente astronómica de energía electromagnética, que incluye radiofrecuencias y luz visible) de manera individual. Anze Slosar, investigador a la cabeza del proyecto, lo explicaba así:

Buscamos un golpe que nos aporte datos que nos puedan decir a qué velocidad se está expandiendo el Universo, a qué rapidez. Hasta ahora no teníamos suficientes datos para ello, pero esperamos encontrarlos pronto. Los quásares son galaxias muy brillantes que están muy lejos. En el centro de cada uno, un agujero negro se está comiendo la materia. Esta materia se calienta a temperaturas muy elevadas e irradian y brillan. Esto nos permite ver desde un punto extremadamente lejano

Lo que se consigue con este mapa 3D es avanzar a trazar el desarrollo de los cúmulos de galaxias entre 10 mil millones y 12 mil millones de años, analizando 14.000 de los alrededor de 160.000 quásares conocidos, estimando que para el 2014 se lleguen a los 60.000. La siguiente gráfica con la que finalizo muestra la esencia del mapa. En el mismo podemos observar como aparecen nuevos datos sobre las emisiones de gas de hidrógeno entre esos 10 mil millones y 12 mil millones de años luz de distancia.