Twitter ha comprado TweetDeck por una suma que podría ir entre los 40 y 50 millones de dólares, o tan siquiera eso es lo que reportan desde TechCrunch.

Ya habíamos hablado con anterioridad acerca de los rumores de que Twitter compraría TweetDeck, pero detrás de esto hay una historia un poco más larga.

Nuestros compañeros en Bitelia habían hablado de UberMedia --la empresa detrás de clientes como UberSocial, Twidroyd y Echofon-- de la cual se rumoraba que habían adquirdo el famoso cliente de escritorio (aunque nunca ha habido nunca un anuncio oficial). Incluso se habló de los planes de UberMedia para --después de la supuesta compra de Tweetdeck-- crear su propia versión de Twitter.

¿Qué pasó? Bueno, al parecer las negociaciones con UberMedia demoraron demasiado --el famoso tira y afloja esperado cuando se hacen transacciones tan grandes--, lo que le dio a Twitter la oportunidad de hacer una oferta definitiva que hiciera que se quedaran con uno de los más grandes clientes de Twitter --de hecho se trataría el cliente más popular en el que no ha sido creado o modificado por la compañía--.

TweetDeck es uno de los blancos más atractivos para cualquier compañía tratando de controlar el ecosistema de Twitter, además, los usuarios de este cliente son muy diferentes de aquellos que usan las aplicaciones oficiales. Se trata --en la mayoría de las veces-- usuarios más activos que le dedican mucho más tiempo a esta red social que los otros "usuarios ocasionales" y que tienen mayor influencia.

Además de eso tenemos las declaraciones de Twitter en las que dice que quiere tener más control sobre la experiencia de usuario alrededor de su servicio --aquel famoso "no más aplicaciones de terceros"--, con el cual pretende que los desarrolladores se enfoquen en otro tipo de aplicaciones más allá de los clientes de Twitter.

Si Twitter compró Tweetdeck, podríamos decir que dio el paso definitivo para controlar el ecosistema de aplicaciones alrededor de su plataforma y a la vez darle una bofetada con guante blanco a UberTwitter y sus intenciones de crear un nuevo servicio de microblogging, proyecto que seguramente pensarán dos veces, aún a sabiendas de que poco más del 11% de los tweets publicados pasan por sus aplicaciones.

Aún así, se dice que más que nada fue un movimiento defensivo para evitar que UberMedia controlara este mercado y tuviera demasiado peso dentro de una plataforma, aunque también se podría tratar de un paso más hacia la unificación de la experiencia de usuario, sea para bien o para mal, como lo han demostrado las malas decisiones a la hora de modificar ciertos clientes --¿alguien dijo #dickbar?--.

¿Quién se queda con TweetDeck? De momento no hay declaraciones oficiales, pero estaremos al tanto de lo que pueda pasar y seguiremos informando.