Hoy Nintendo ha confirmado fecha, hora y ubicación para la cita más relevante que aguarda en el campo del entretenimiento electrónico. Se trata del Media Briefing que tanto ella como el resto de principales compañías del sector, ofrecen con motivo de la Electronic Entertainment Expo de Los Ángeles. Tendrá lugar el próximo 6 de junio a las 9:00 (hora local) en el habitual Nokia Theater.

Será entonces (próximo el final de la conferencia más bien) cuando Satoru Iwata, Presidente de los de Kyoto, salga a escena con la sucesora de la exitosa Nintendo Wii bajo el brazo. Todos los presentes quedarán boquiabiertos, de eso no nos cabe duda, pues la premisa de la compañía de un tiempo a esta parte es distanciarse de sus rivales a más no poder, ofreciendo propuestas únicas, imposibles de concebir (o hacerlo sin su posterior desecho) por Microsoft o Sony.

Ya lo consiguió con Wii y sus sensores de movimiento, que la competencia tildó de moda pasajera para terminar ampliando el concepto con Playstation Move y Kinect. El escepticismo dió paso a unos de los sistemas más vendidas en la historia del videojuego y la apertura de mercado que trajo consigo aún sigue haciendo sonreir a cuantos analistas fueron incapaces de preverla.

¿Cuál es el siguiente paso? ¿de qué otra forma puede evolucionar la industria más allá de conseguir la supresión de cualquier tipo de controlador? Uno de los rumores más comentados de Project Café (nombre en clave la próxima consola) habla de mandos con pantallas táctiles complementarias para las que se nos ocurren no pocas aplicaciones. Atención a lo último con que se especula.

La máquina podría apodarse Nintendo Feel y los paneles de marras ser capaces de transmitir sensaciones táctiles al usuario, esto es, según la acción en pantalla, el LCD asociado al mando adoptaría texturas suaves o rugosas, transmitiendo diferente sensación de dureza. Suena a locura, pero lo mismo se dijo en su día de inventos como la vibración o el propio WiiMote, posteriormente estandarizados.

De cumplirse el rumor, Nintendo daría la campanada y dejaría a sus adversarios sin posibilidad alguna de respuesta. Entre el resto de aplicaciones que aludíamos, además, estas pequeñas pantallas podrían servir no sólo para desplegar información ingame complementaria (mapas, por ejemplo) sino también para transferir la partida del televisor al mando, de tal manera que podamos seguir jugando aún alejándonos del salón, siempre y cuando los controladores se encuentren dentro del rango de alcance de la consola. También permitirán (evidentemente) llevar el control táctil a los juegos de sobremesa.

Varios rumores más ha lanzado hace unas horas Kotaku, entre ellos que la máquina prescindirá de disco duro, optando por 8GB de memoria flash (16 veces más capacidad de almacenamiento que Wii pero bastante alejados de la opción básica de Xbox 360 allá por noviembre del 2005). Se mantendría además la compatibilidad con tarjetas SD.

La consola, tal y como se lleva diciendo desde hace semanas, soportaría resoluciones de hasta 1080i/p y se equipararía gráficamente a lo que son capaces 360 y PS3 actualmente. El formato de disco también cambiaría, pasando del DVD actual a un nuevo soporte capaz de almacenar hasta 25GB.