Ubuntu tiene acostumbrados a todos los que participamos de su comunidad a ver ciclos de actualización bastante rápidos y --la mayoría de las veces-- con grandes mejoras entre versión y versión. Pero la salida de Ubuntu 11.04 "Natty Narwhal" el pasado 28 de abril ha tenido un gran agregado que hace que esta nueva versión sea algo distinta de las anteriores.

Ubuntu ha llegado a un punto crucial en su camino como proyecto con esta versión, puesto que con ella Canonical se ha permitido darle una nueva dirección a uno de los proyectos de software libre más exitosos. Una nueva dirección que se espera atraiga a muchos más usuarios y de mucho más de que hablar.

¿Pero qué es lo que hace la diferencia en Natty Narwhal? Unity. Tan controversial como revolucionaria, la decisión de adoptar un cambio de interfaz ha sido polémica; incluso platicamos con anterioridad acerca de GNOME 3 y Unity y de cómo lo perciben los usuarios. No cabe duda que GNOME es un proyecto muy maduro --es bastante más antigo que Ubuntu--, pero gran parte de su popularidad actual se debe a que fue adoptado para ser el escritorio de Ubuntu desde sus inicios.

Es quizás por lo polémico de la decisión que Mark Shuttleworth escribió un post tratando de explicar las decisiones que llevaron al equipo a crear la versión 11.04 de la conocida distro.

Nos propusimos traer las alegrías y las libertades y la seguridad y la innovación y el rendimiento que siempre han sido parte de la plataforma Linux, a un público consumidor [...] (El 28 de abril) fue el mayor salto hacia adelante en esa misión que Ubuntu haya hecho, porque además el trabajo que siempre se hace para asegurarse de que el mejor software libre del mundo está bien pulido e integrado, trajo algo nuevo a la esencia misma de la la experiencia del usuario de la plataforma libre: Unity

Con estas palabras podemos ver la importancia de Unity como desarrollo dentro de Canonical. Al hablar de las decisiones a la hora de crear Unity, Shuttleworth lo describe como "humilde y audaz". Habló de la humildad porque dice que han tratado de tomar intencionalmente lo mejor de otras plataformas --como Windows y MacOS--. "Tomaron prestado" lo que les pareció mejor y se aprovecharon del hecho de que no están presionados por seguir una línea anterior para poder hacer cambios muy grandes en el diseño. Dicen que es audaz porque trataron de crear una experiencia nueva.

De hecho, en su post, Mark comenta que no se le haría raro ver muchas de las características implementadas en esta versión --como el Dash o las innovadoras barras de scroll-- en futuros productos de software privativo y libre. Hay que tomar en cuenta el trabajo y las pruebas que se hicieron con usuarios antes de adoptar todas estas novedades.

En fin, Mark nos habla de cómo cree que una de las mejores características de su Sistema Operativo es --precisamente-- que no es de él. Nos habla de la comunidad que está detrás del desarrollo de Ubuntu y de cómo ha enriquecido la experiencia, la innovación y la seguridad.

Ahora solo falta ver si Ubuntu 11.04 pasará su prueba final: los usuarios. Esto es quizás lo más difícil, complacer a los usuarios que ya había y atraer a gente nueva. ¿Podrá en serio este software atraer a los usuarios promedio de manera efectiva? ¿harpa que los usuarios dejen su familiaridad con Windows (por ejemplo) ofreciéndole características nuevas y modernas a un precio ínfimo (una descarga y quizás un CD)?

Por mi parte he probado Natty, pero me niego a abandonar la familiaridad, comodidad y capacidad de personalización que hasta la fecha me ha dado GNOME durante el tiempo que he usado Ubuntu. Aún así, considero que usar Unity es una experiencia muy agradable, y espero darle una oportunidad pronto. ¿Y ustedes? ¿cómo los trata Unity? ¿Qué mejorarían a este Natty Narwhal?

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.