A la pobre Sony no paran de lloverle golpes por todos los lados. En parte es culpa suya, porque entre otras cosas la manera de llevar e informar en todo momento a sus usuarios sobre los supuestos millones de datos de cuentas bancarias robados de momento está siendo poco menos que desastrosa. Recordemos que a poco de conocerse la intensidad y la magnitud de los ataques Anonymous negó cualquier implicación con el mismo pero desde entonces la información que ha ido dando la compañía japonesa siempre ha llegado tarde, mal y demostrando que desde un principio por parte de la compañía ha habido la clara intención de ocultar lo que realmente estaba pasando.

Por si todo esto fuera poco además ahora un grupo de hackers asegura tener más de 2.2 millones de datos de cuentas bancarias procedentes de PlayStation Network. Los datos bancarios se guardaban de manera encriptada, no así otros que según y como pueden ser igual de sensibles como contraseñas y datos de residencia y fecha de nacimiento de manera plana, sin ningún tipo de encriptación.

Es curioso también como según algunas fuentes los hackers detrás del ataque habrían ofrecido a Sony venderles todos los datos, sin que de momento hayan recibido respuesta por parte de la compañía. Lo peor de todo es que aunque la japonesa asegura una y otra vez que los datos estaban encriptados siempre acaba añadiéndolo con la coletilla de 'no podemos asegurar que no hayan sido comprometidos', esto es así por que a raíz del ataque podrían haber llegado hasta la base de datos principal lo que habría proporcionado acceso a los itrusos a absolutamente todo, desde datos de nombres de usuarios a lugares de residencia y por supuesto los dichosos datos referentes a tarjetas de créditos.

Aunque creo recordar que tengo una cuenta en PSNetwork (soy usuario de Xbox 360) por haber jugado alguna vez con algún amigo no tenía ningún dato bancario asociado así que todo este tema no me afecta demasiado personalmente. Sin embargo a todos los que sí seáis usuarios del servicio con posibles datos comprometidos recomendaros que tan pronto como podáis toméis las medidas necesarias, como cambio de contraseña (que al parecer será obligatorio una vez vuelva a restaurarse el servicio) y cambiar vuestros datos y contraseña del banco para aseguraros que la cosa no llegue a mayores. Y es que si tuviese que dar mi opinión sobre el tema estoy bastante seguro de que aún y con todo Sony todavía se resiste a decir la verdad pura y dura, que los datos han sido robados y que más les vale a sus usuarios empezar a tomar medidas.