Spotify ha estado dando mucho de qué hablar y no es en balde. Es a mi parecer el mejor servicio de música y uno de los más completos --aunque mis compañeros de Bitelia piensan que hay algunas cosas que se le podrían mejorar-- y desde el día de su lanzamiento se ha convertido en un fenómeno que ha creado un mercado y llegó a revolucionar la manera en que la gente ve el Internet y la música.

Pues bien, después de el anuncio acerca de que estaría reduciendo los minutos de escucha para las cuentas gratuitas--que cayó como balde de agua fría para muchos usuarios asiduos-- y las últimas declaraciones en las que confirmaron que empezarán a operar este mismo año en Estados Unidos --aunque todavía sin fecha exacta de salida--, todo indica a que Spotify está planeando otro gran movimiento y han empezado a negociar con los grandes estudios de Hollywood para ofrecer streaming de películas (rumores de los cuales habíamos hablado hace casi año y medio).

Se dice que estos contratos no seránn los mismos que se ofrecen a otros servicios de streaming de video como Netflix, Amazon o iTunes, sino que serán tratos que le permitirían a los usuarios tener acceso a exclusivo a contenidos a las pocas semanas de que las películas dejen cartelera, algo parecido a lo que se ofrece en algunos hoteles para ver en la habitación. Estos contratos no son para nada baratos, pero podrían darle una gran ventaja a Spotify por encima de cualquier otro servicio.

Además de eso, se espera que las negociaciones de permisos sean globales y permitan que los usuarios de todo el mundo disfruten del contenido.

Si bien su CEO ha "desmentido" los rumores, esta no sería la primera vez que negara un movimiento de la compañía (como fue el caso de su versión para Linux o que llegaría pronto a EE.UU.), así que no es algo que podamos descartar tan fácilmente.

Si a esto le sumamos los planes de YouTube para empezar a rentar películas, nos veríamos en una situación que podría hacer crecer el mercado naciente del video on demand y que además podría traer muchos beneficios a los usuarios. El gran problema es que no hay una fecha definitiva para el lanzamiento.

¿Rumores alocados o verdades discretas? Pues no sería descabellado pensar que Spotify quisiera hacerse de un trozo de este mercado en nacimiento, ya han sido pioneros ofreciendo un servicio en el cual pocos confiaban, trabajando con streaming de contenido calidad convirtiéndose en la segunda fuente de ingresos para las discográficas de Europa. Se podría decir que ya tienen la infraestructura y la experiencia, ¿por qué no tratar de ir por todo el paquete?

Seguramente más de uno estaríamos dispuestos a pagar por un servicio de este tipo. No dudo que a muchos nos encantaría tener una sala en el que podamos escuchar música y ver películas con sólo tener que pagar una suscripción mensual a un servicio de streaming. La comodidad es una gran manera de combatir la piratería.

Actualización: Daniel Ek, CEO y fundado de Spotify, ha desmentido el rumos que nos ocupa vía un tweet en su cuenta oficial de Twitter.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.