La ministra de Cultura de España, Ángeles González-Sinde, ha sacado su lengua de paseo hace unas horas para hablar sobre la disposición final segunda y la mal llamada en muchos casos piratería digital. ¿Qué ha dicho? Pues en mi opinión y la de muchos, una nueva retahíla de sin sentidos.

Concretamente la ministra ha afirmado que está segura de que “en muy poco tiempo la piratería va a ser un recuerdo del pasado”, que la normativa antidesgargas impulsada por ella --conocida a nivel popular como Ley Sinde-- servirá para desarrollar de forma más rápida “un mercado legal competitivo y que permita un acceso a la cultura moderno y contemporáneo” y que el recuerdo de la piratería será el de “los primeros años en que nos habituábamos a la convivencia en Internet, que debe tener unas normas de convivencia y cuyos derechos tienen que ser compatibles para todos”.

Además también comentó que el Real Decreto que regula el funcionamiento de la Ley Sinde, cuya consulta ya ha sido iniciada, podría ser aprobado este verano: “el período de consulta nos va a condicionar, pero calculamos que en tres meses esté listo”.

Resumiendo, la ministra Ángeles Gónzalez-Sinde ha vuelto a mostrar otra vez con estas declaraciones el profundo desconocimiento que tiene sobre los temas para los que está legislando. Quizás en poco tiempo efectivamente “la piratería” desaparezca, pero no será gracias a normas como la Ley Sinde ya que todas están fracasando en su objetivo de frenar las descargas de contenidos ilegales protegidos por derechos de autor. Por otro lado la disposición final segunda solamente creará trabas para el desarrollo empresarial en la red con lo que provocará justo lo contrario a lo que declara Sinde, un frenazo del desarrollo de nuevos modelos en España.

Image: Kurioso

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.