Enrique Loras, el director general de la SGAE ha afirmado hoy en Las Palmas de Gran Canaria que los diferentes acuerdos a los que se han llegado con proveedores de servicios de Internet compensan el descenso en las ventas de discos.

Loras afirma que en el año 2009 los ingresos fueron de 51 millones, mientras que este año ha habido unos ingresos de 49 millones, donde ya están incluidos los acuerdos que han realizado con Google, YouTube y otros servicios como Spotify. En el caso de este último ha afirmado que

Spotify hace negocio, nos tiene que pedir licencia, se la damos y nos pagan en relación a lo que nos dicen que es lo más escuchado.

Algo normal. Y el director de la SGAE apunta que la red de redes es ahora más democrática y esto ha hecho que el consumo de obras sea superior y el reparto de los ingresos se repartan entre un mayor número de artistas. Aunque señala que desde 2010 no se ha lanzado ni un solo artista nuevo español y que son los artistas de fuera lo que más acaparan.

Esto nos pone en relieve varias cosas y es que parece que la SGAE comienza a conocer mejor poco a poco lo que es Internet y lo que supone, porque por estas afirmaciones parece que se han dado cuenta que aquí no hay ningún tipo de frontera y que los vecinos del Palacio de Longoria pueden preferir escuchar música japonesa o de las antípodas sin por ello estar cometiendo ningún tipo de falta. El papel que juega Spotify y otros servicios similares es el normal y no hay que sorprenderse que comiencen a funcionarlo, lo extraño es que no lo hayan empezado a hacer antes y aunque ponerlos en funcionamiento no es sencillo, se está demostrando que es un modelo que convence a los usuarios.

Lo que no termino que ver es la afirmación en la que Enrique Loras apunta que no se ha lanzado ni un solo artista nuevo durante el año pasado. Probablemente si se han creado nuevos artistas, aunque quizá no hayan tenido tanta repercusión, pero seguro que hay artistas nuevos, cantantes y bandas geniales. De todas formas, pensar que lo que se mueve en Internet es una compensación por la bajada en las ventas de discos me parece algo erróneo desde el principio. La evolución lógica de la industria musical pasa por Internet, otra cosa bien diferente es que los participantes de dicha industria se opongan a dicha evolución.

Imagen: Copiad Malditos