Existe un cuento corto de Isaac Asimov llamado "Profesión", en él --analizando lo que podría hacerse en un futuro-- propone un mundo en el que la educación "a pie", como la conocemos, es sustituida por un sistema de educación en el cual a los individuos sólo hace falta conectarlos a una máquina para que aprendan, desde cosas tan básicas como leer hasta una profesión. Algo parecido pasa en Matrix, en la famosa escena en la que Trinity aprende a manejar un helicóptero con sólo hacer download de un programa en su cerebro.

Ahora bien, este futuro de momento no deja de ser algo increíble. Somos humanos y nuestro entendimiento del cerebro no llega --todavía-- a un nivel en el que podamos implantar conocimientos. Pero hay alguien a quien esta idea les podría servir de maravilla: los robots.

Hay muchos grupos de investigadores que están viendo esta posibilidad, investigando y tratando de desarrollar robots que se basen en una infraestructura de computación en la nube para tener acceso a mucha información y una gran capacidad de procesamiento distribuido. Este nuevo paradigma de la robótica, llamado cloud robotics, permitiría delegar tareas que necesitan mucha capacidad de procesamiento, como el procesamiento de imágenes o el reconocimiento de voz.

Hasta el día de hoy, en la robótica convencional los robots deben cargar sus unidades de procesamiento --sus "cerebros"-- lo que también conlleva cargar con baterías más grandes. De hecho, si hablamos de robots humanoides que necesitan sistemas muy sofisticados de control, recordar muchos datos --cada tarea de uno de estos robots necesita de mucha información preprogramada-- y procesar la información que le llega de fuera, el peso que cargan es muy significativo, llegando a representar a veces hasta la mitad de su peso.

¿Cómo funcionaría un robot con su cerebro en la nube? Imaginemos un robot que encuentra algún objeto que nunca ha visto, supongamos que una botella con jugo. Si fuera un robot convencional y no tuviera precargada toda la información concerniente a la botella --desde el reconocimiento del objeto, el nombre y lo que se puede o no hacer con él-- la botella le resultaría algo completamente desconocido e inútil. Pero con cloud robotics el robot podría simplemente mandar una fotografía del objeto a un servidor que se encargaría de reconocerlo y mandarle de regreso el nombre, la información nutrimental de la bebida (si pudiera ver alguna etiqueta) e incluso las instrucciones de cómo destaparla y servirla.

Uno de los grandes exponentes del tema es James Kuffner --profesor de la Carnagie Mellon University que trabaja en un proyecto de Google que involucra carros que se manejan solos-- y hace poco ha dado algunas conferencias concernientes al tema y las posibilidades. Él dice que en general, el hecho de que los robots interactúen con la nube los podría hacer más ligeros, más baratos y más listos.

Según Kuffner los robots que podrían delegar las tareas que necesiten mucho uso de CPU a servidores remotos, lo que haría que necesitaran computadoras de a bordo mucho más pequeñas y que necesitarían menos energía. Además podrían acceder a la nube para mejorar sus características (mejorar su firmware, vamos) y aprender cosas nuevas como operar herramientas o navegar en un lugar desconocidos.

Hay muchos retos además de crear esta infraestructura y protocolos para los robots. Como todos los que usamos herramientas basadas en Internet sabemos, las aplicaciones en la nube pueden alentarse mucho o simplemente podemos muchas veces no acceder a ellas por fallas de conexión. Para que esto no pase, se necesitará de una fuerte infraestructura de redes y telecomunicaciones, de otra manera podríamos dejar a nuestro querido robot "sin cabeza".

Aún así, Kuffner ve un poco más allá y cree que la cloud robotics podría llevar a que en un futuro los robots se alimenten de una gran "base de datos de conocimiento" donde podrían compartir sus interacciones con el mundo y aprender acerca de nuevos objetos, lugares y comportamientos.

De hecho, como uno de sus proyectos extra, Kuffner trabaja con un equipo de Google que desarrolla pequeños robots que hacen uso de pequeños dispositivos móviles con capacidad de conexión a Internet, los cuales han sacado a la luz un robot controlado con Android, el Cellbot. Esto con un software de Android que permite el control de un robot basado en Lego Mindstorms y otras plataformas.

Si alguna vez se sintieron decepcionados de vivir más allá del año 2000 y no contar con robots humanoides que hagan sus tareas, no se preocupen; la robótica en la nube podría acercarnos un paso más del sci-fi al sci-fact.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.