Heritage Provider Network, empresa californiana dedicada a ofrecer servicios de salud, dice que premiará con 3 millones de dólares al creador (o creadores) de un algoritmo que prediga si una persona estará enferma en los próximos años. En palabras de Heritage, el premio será para cualquier desarrollador de un

algoritmo de innovador que use los datos disponibles de los pacientes, como registros médicos, para predecir y prevenir hospitalizaciones innecesarias.

Los gastos en salud pública con inmensos. Según datos de la empresa, en los EE. UU. ingresan al hospital 71 millones de personas cada año, entre los cuales hay un porcentaje innecesario que representa unos 30 mil millones de dólares en pérdidas: mucho, pero mucho más de lo que lo que, de existir, se llevará el equipo ganador --cabe mencionar que el monto del premio supera por dos al de un premio Nobel.

La caza por la recompensa iniciará oficialmente el próximo 4 de abril. Heritage quiere incentivar la búsqueda de soluciones que reformen en problemático sistema de salud de su país. Los equipos a la cabeza de la competición recibirán premios intermedios por varios miles de dólares. ¿Quién ganará? El primer equipo que tenga listo un algoritmo que funcione con los niveles de precisión requeridos.

No queda claro si el algoritmo será patentado o estará disponible para la comunidad científica y por ende para todo el mundo; el primer caso representa una afrenta al espíritu social que promueve la competición. Por otra parte me parece sensacional que las empresas --o los dueños del dinero-- promuevan la creación de soluciones algorítmicas a problemas que nos incumben a todos.

¿Qué otros algoritmos necesitamos para que el mundo sea un lugar mejor? Se me ocurre uno que prediga si un candidato a gobernar se convertirá en dictador, y así por estilo.