Investigadores han revelado que el millones de veces vendido iPhone de Apple rastrea y registra cada detalle sobre la geolocalización de sus usuarios. Descubrieron que el registro queda depositado en un archivo secreto que a su vez se almacena en la computadora del usuario en cada sincronización.

Terrible.

¿Qué es lo que se registra exactamente? Básicamente coordenadas --aproximadas utilizando las torres celulares-- y estampas de tiempo. Datos suficientes para trazar en un mapa los pasos del usuario. Aunque esto ya era conocido en círculos digamos más hackers desde hace unos meses, la posibilidad de visualizar esos datos es lo que ha catapultado el tema en los principales medios durante las últimas horas.

Y es que los británicos Alasdair Allan y Pete Warden publicaron iPhone Tracker, una pequeña aplicación de código abierto para mostrar sobre un mapa esos datos "secretos". Con esa información, dicen los investigadores,

Apple ha hecho posible para casi cualquiera --una esposa celosa, un detective privado-- con acceso a tu teléfono o computadora obtener información detallada sobre dónde has estado

Alasdair Allan dice haber buscado sin éxito un archivo secreto de esas características en dispositivos Android. Y que intentará hacerlo con dispositivos de otros fabricantes. Sus resultados serán presentado esta semana en Where 2.0.

Mucho se ha debatido sobre la geolocalización y sus dos filos. Por un lado la utilidad de que representa en redes sociales como Foursquare y Facebook. Por el otro los riesgos que corren sus usuarios cada vez que informan dónde se encuentran precisamente. En el papel es el usuario es el primer responsable sobre sus datos, cómo y a quién compartirlo. Pero cuando la empresa diseñadora del dispositivo --Apple, en este caso-- la mantiene oculta y ¡sin cifrar! es simplemente inmoral.

👇 Más en Hipertextual