A pesar de tener un arranque con un éxito estrepitoso, el volumen de ventas de la Nintendo 3DS comenzó a bajar conforme avanzaron las semanas. ¿Cuál es la razón? De acuerdo con Satoru Iwata, presidente de la compañía, la gente no está comprando la nueva consola portátil porque no entiende la magia del sistema. Iwata acusa que los jugadores no entienden las maravillas de contar con imágenes en 3D en un videojuego sin necesidad de gafas especiales.

Las ventas de la Nintendo 3DS han caído a partir de la segunda semana, no sólo el mercado japonés --afectado tras el terremoto-- sino también en Estados Unidos y en Europa. Iwata especula que las consolas no se venden porque el comprador potencial no sabe cómo emplear correctamente el sistema. Pero el problema no sólo se detiene en el hardware: aparentemente, los jugadores de la 3DS no están descargando software complementario.

La preocupación es grande, pues la experiencia de la 3DS no es algo que se pueda transmitir fácilmente con palabras. ¿Qué puede hacer Nintendo para mejorar sus ventas? Muy sencillo: hacer que la gente pruebe la consola antes. Otra de las estrategias que usará la empresa para posicionar al 3D es regalar algunos juegos y añadidos en su tienda en línea, de modo que también los que posean esta consola comprendan las bondades de este nuevo sistema.

La 3DS ha salido al mercado con muchos rumores en torno a los efectos de contar con un 3D que no requiere de gafas. Algunos tabloides ingleses exageraron estas situaciones, aduciendo que la consola portátil de Nintendo rompería marca en devoluciones. Al final, resultaron ser muy infundados estos reportes, alentados por el amarillismo de exprimir la nota a una tecnología que --coincido con Iwata-- es muy poco comprendida.

Ahora, que un jugador pruebe la 3DS no necesariamente implica que la adopte o que sea de su agrado. Lo que es cierto es que se trata de una función pionera, y como tal, tendrá sus múltiples defensores y detractores. Sin embargo, si la consola no consigue sacudirse esta noción errónea de "provocar ataques epilépticos" y otros achaques que se le adjudican, no veremos un segundo despegue de ventas. ¿Podrá Nintendo con la desinformación en torno a este gadget?