Si te asomas a Twitter verás que desde hace horas muchos ciudadanos españoles están echando pestes, siendo nuevamente los causantes del revuelo los políticos. Concretamente en esta ocasión la ira de cientos de ciudadanos de la tierra de Cervantes se ha desatado en la plataforma contra los eurodiputados españoles tras conocerse ayer que estos habían frenado una medida de austeridad que de haberse aprobado les hubiera obligado a viajar en clase turista en los vuelos de menos de cuatro horas de duración.

Las protestas, que continúan muy vivas en el momento que escribo este post, se están canalizando mediante el hashtag #eurodiputadoscaraduras y el nivel de presión conseguido ha llegado a cotas tales que tanto el PSOE (18 de los 19 eurodiputados del partido votaron en contra de la medida de austeridad) como UPyD (su único eurodiputado, Francisco Sosa Wagner, también votó en contra) se han deshecho en disculpas y explicaciones hacia los indignados ciudadanos para anunciar al poco ambas formaciones que sus eurodiputados cambiarán el sentido de su voto. Por otro lado el PP (de los 17 eurodiputados de la formación solamente uno votó a favor) ha explicado a través de su portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, que la votación de la medida que nos ocupa era “de cara a la galería” ya que pertenece a un “informe orientativo sin valor vinculante” y que “lo que valdrá” será la elaboración del presupuesto para el próximo ejercicio, aunque no aclaró si cambiarán el voto.

Ahora bien, dicho lo anterior que nadie cante victoria por que no votarán a favor de la enmienda para recortar gastos si no que se abstendrán, con lo que todo queda exactamente igual que estaba antes de las protestas. ¿Y por qué se abstendrán los del PSOE y UPyD? es la siguiente pregunta lógica.

De forma resumida el PSOE justifica su decisión de abstención argumentando prácticamente lo mismo que lo expresado por Sáenz de Santamaría, que el informe que se votaba no afecta al estatuto del eurodiputado que es donde se regula de manera efectiva los salarios, dietas y viajes de dichos cargos. En el caso de UPyD siguen esta misma línea y añaden además que:

Los billetes de avión son un instrumento de trabajo de los eurodiputados que tienen que comprarlos con muy poco tiempo de antelación, ya que las agendas de las reuniones se cierran frecuentemente una o dos semanas antes del vuelo. El precio en la clase económica, cuando se compra con poca antelación, es bastante alto. Además, a esto hay que añadir que pocas tarifas económicas admiten cambios en el billete, y menos si se debe cambiar el billete varias veces debido a cambios en la agenda (como suele ocurrir para reuniones extraordinarias, o si se retrasan las votaciones u otras reuniones). Si se tuviese que comprar un billete cada vez que se necesita hacer un cambio, y además con poco tiempo de antelación, el coste sería mayor. Los billetes en "Business" tienen flexibilidad total y se pueden cambiar o anular sin coste, proporcionando al diputado un instrumento mejor para realizar sus funciones y adaptarse a los cambios. Por tanto, la enmienda no probaba por sí misma que el cambio abarataría los costes del viaje

Dejando un poco de lado la polémica en sí misma, este nuevo caso es interesante entre otras cosas por que demuestra nuevamente el poder de control y presión sobre el poder político que nos proporciona la red y sus herramientas a los ciudadanos; en esta ocasión gracias a Twitter se ha conseguido aumentar el nivel de presión sobre los políticos hasta el punto de hacerles salir a explicar claramente su voto y cambiar el sentido de este. Ahora es nuestra responsabilidad mantener vivo el hashtag #eurodiputadoscaraduras categorizando con él tweets sobre el tema que nos ocupa para que las palabras bonitas de los eurodiputados --todas las formaciones políticas han manifestado su intención de recortar gastos-- se conviertan en hechos. Sigamos pidiendo explicaciones, exijamos a los grupos políticos españoles en Europa que mantengan el nivel de información sobre qué medidas para ahorrar piensan proponer los eurodiputados y cuándo, propongamos nosotros mismos y potenciemos el debate real y directo entre ciudadanía y clase política.

Por último os dejo con la lista completa de lo que votó cada eurodiputado español respecto a la enmienda (información obtenida de un documento que se distribuyó por Twitter):

A favor de volar en turista

  • Ramon Tremosa i Balcells (CiU)
  • Rosa Estaras Ferragut (PP)
  • Oriol Junqueras Vies (ERC)
  • Raúl Romeva i Rueda (Iniciativa)

En contra de volar en turista

  • Francisco Sosa Wagner (UPD)
  • Jaime Mayor Oreja (PP)
  • Alejo Vidal-Quadras (PP)
  • Luis de Grandes Pascual (PP)
  • Pilar del Castillo Vera (PP)
  • Carlos Iturgaiz Angulo (PP)
  • Teresa Jimenez-Becerril Barrio (PP)
  • Pablo Arias Echeverria (PP)
  • Pilar Ayuso (PP)
  • Agustín Diaz de Mera García (PP)
  • Santiago Fisas Ayxela (PP)
  • Carmen Fraga Estévez (PP)
  • Salvador Garriga Polledo (PP)
  • Cristina Gutiérrez-Cortines (PP)
  • Esther Herranz García (PP)
  • Gabriel Mato Adrover (PP)
  • Francisco Millán Mon (PP)
  • Ignacio Salafranca Sánchez-Neyra (PP)
  • Josefa Andrés Barea (PSOE)
  • Inés Ayala Sénder (PSOE)
  • Alejandro Cercas (PSOE)
  • Ricardo Cortes Lastra (PSOE)
  • Iratxe García Perez (PSOE)
  • Eider Gardiazabal Rubial (PSOE)
  • Enrique Guerrero Salom (PSOE)
  • Sergio Gutiérrez Prieto (PSOE)
  • Ivan Irigoyen Pérez (PSOE)
  • Juan Fernando López Aguilar (PSOE)
  • Miguel Ángel Martinez (PSOE)
  • Antonio Masip Hidalgo (PSOE)
  • Emilio Menéndez del Valle (PSOE)
  • María Muñíz De Urquiza (PSOE)
  • Andrés Perelló Rodriguez (PSOE)
  • Teresa Riera Madurell (PSOE)
  • Antolín Sánchez Presedo (PSOE)
  • Luis Yáñez-Barnuevo Garcia (PSOE)
  • Raimon Obiols (PSOE)

Abstenciones

  • Izaskun Bilbao Barandica (PNV)
  • María Badia i Cutchet (PSOE)

Imagen: JRMora