Ya lo dijimos cuando hablamos de cinco cosas que no nos gustaban de Android, uno de los mayores problemas a los que se enfrentaba la plataforma era la fragmentación. Con el tiempo esto parecía que había ido disminuyendo (en parte también por los esfuerzos que ha estado haciendo Google para ello) pero según publica Appcelerator en su último informe parece que la dichosa fragmentación sigue siendo el problema a solventar de mayor prioridad al que se enfrenta la plataforma.

Y no lo digo yo (bueno, sí, también, pero no es el caso), no lo dicen tampoco únicamente sus usuarios, lo dicen las personas más importantes y las que más derecho tienen a opinar sobre un tema así precisamente porque les afecta directamente, los desarrolladores. Como puede verse en la imagen, el principal inconveniente que le ven a Android es la fragmentación, y además por mucho, reuniendo la opinión positiva de un 63% frente a sólo el 30 que cree que el segundo problema es el poco calado que de momento, insisto, de momento, están teniendo los tablets Androids en los consumidores.

Es curioso, porque también se concreta dentro de lo que se entiende como fragmentación cuál es el campo que más les preocupa. Y no es la división entre lenguajes de programación, entre tablets vs smartphones, es precisamente la fragmentación a nivel de hardware y de software. La verdad es que no me extraña, ahora mismo hay tal variedad de teléfonos con el sistema operativo del pequeño robot verde en el mercado que diseñar una aplicación con una experiencia de uso y unas prestaciones unificadas para satisfacer ya no a todos ellos sino al menos a la gran mayoría, tiene que ser una auténtica pesadilla. El futuro de Android es muy prometedor, eso nadie lo duda, pero una de las que supuestamente es una de sus características estrella, ser abierto y al alcance de cualquier fabricante, puede acabar siendo un arma de doble filo.

Mientras tanto, todo es filón de desarrolladores desencantados y preocupados por los problemas de Android y la abundancia de dispositivos pegan el salto, cómo no a iOS. Esto último en particular también me parece una pena, porque plataformas como Windows Phone 7, Blackberry OS y Symbian se quedan con unos niveles de interés por parte de los desarrolladores absolutamente secundarios. Poco a poco casi todos se han ido dando cuenta que las ganancias y las oportunidades están entre dos alternativas, o iOS o Android y ninguno cree tampoco que sea algo que vaya a cambiar en un futuro cercano.

Fragmentación es demasiada variedad como para contentar todos los gustos, fragmentación es demasiados dispositivos y demasiadas experiencias de usuario distintas como para poder crear una experiencia de usuario que se acople a todas, fragmentación es demasiada diferencia entre como los usuarios percibirán tu aplicación, fragmentación es, ni más ni menos, ese pequeño inconveniente que hace que después de todo los desarrolladores se acaben moviendo a plataformas más cerradas, más limitadas pero más acogedoras. O tardan poco los responsables de Android y los fabricantes en encontrar una solución a todo esto o estoy seguro de que puede convertirse en un talón de Aquiles para el sistema en un futuro próximo.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.