Japón no baja los brazos. A pesar de todas las calamidades que le azotan --apenas esta mañana ha sido golpeado por otro terremoto-- la nación aprovecha su poderío tecnológico para salir adelante. El Instituto Internacional de Sistemas de Rescate ha mostrado un nuevo robot que puede ser empleado para evaluar daños donde la radiación es muy elevada.

El robot es guiado a través de control remoto y puede ser utilizado para determinar la situación en diversos lugares afectados por la radiactividad en la planta de Fukushima. Estos aparatos pueden resistir hasta 20 Sv. Esta cantidad de radiación es insoportable para una persona. Para ponerlo en contexto, 8 Sv es considerado como una dosis fatal, aún con tratamiento; en tanto que 50 Sv equivalen a pasar diez minutos junto al reactor de Chernóbil después de la explosión y el derretimiento del núcleo. Además, el robot está diseñado para ser un todoterreno que puede desplazarse en el agua o el lodo.

El IRS ha enviado un equipo de 23 robots para medir la radiación y los niveles de gas en la planta, así como grabar video. El único inconveniente en la misión es que el rango de control remoto es de dos kilómetros, mientras que el área de exclusión decretada por el gobierno japonés es un radio de 30 kilómetros (20 km, de carácter obligatorio; los siguientes diez, de manera voluntaria).

Dínamo

Dínamo es el nuevo podcast de Hipertextual donde hablamos, discutimos, analizamos y nos obsesionamos con Apple.