Greenpeace, siempre pendiente del gasto energético de las empresas de tecnología, ha tenido varios roces con Facebook. En febrero del año pasado, Zuckerberg anunció la creación de un nuevo centro de datos en Oregon, el cual estaría impulsado energía de una planta de carbón en Idaho. Las protestas llegaron, y desde entonces, han tenido una relación complicada. Sin embargo, el nuevo proyecto de hardware abierto de Facebook podría ayudar a que hagan las paces.

Hace unos días, Alan Lazalde nos comentó sobre el Open Compute Project, mediante el cual, la empresa publica las especificaciones técnicas de los componentes de sus centros de datos. De este modo, Facebook invita a que la comunidad ayude al diseño de una instalación energéticamente eficiente. Como bien señala Alan en su entrada, esto no sólo sirve para optimizar recursos --tanto ambientales como económicos-- sino que dirige la mirada pública hacia la contaminación generada por el uso de Internet.

Greenpeace ha sido bastante agresivo con Facebook por el centro de datos de Oregon. La semana pasada, la organización se ganó un récord Guinness por el mayor número de comentarios en un día en una página de Facebook -- todos estos mensajes, solicitando que la empresa use fuentes renovables. Para demostrar su buena voluntad, Jonathan Heiliger, vicepresidente de Operaciones Técnicas en Palo Alto, le han escrito a Kumi Naidoo, director ejecutivo de Greenpeace Internacional, para que los ecologistas promuevan entre sus afiliados su participación en el Open Compute Project.

¿Ésta será la pipa de la paz entre las dos entidades? Me parece una medida muy inteligente de Facebook, pues transforma a uno de sus detractores en un aliado estratégico. También estoy seguro que deben haber varios ingenieros verdes en Greenpeace que estén dispuestos a sumarse. Quizá éste sea el primer paso de Facebook para convertirse en una empresa verde -- un rubro en el que Google le lleva la ventaja.

Ahora las piezas están del lado de los ecologistas. Mucho se ha criticado que la organización tiende a perder el cuadro general. Aunque es probable que se unan a esta iniciativa, hay que considerar que la lucha de Greenpeace para que Facebook abandone la energía de carbón en Oregon continúa como una tarea pendiente. En efecto, Casey Harrell, vocera de Greenpeace, confirmó que ven con buenos ojos la implementación de este modelo de hardware libre, pero tampoco soltarán el tema de las fuentes de energía. Ojalá ambos logren ponerse de acuerdo: al final, el que gana es nuestro planeta.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.