Google publicó el día de ayer un rídiculo video con parches y sombreros piratas con algunos lineamientos para recordarnos que ellos no son nuestros abogados y que es nuestra obligación conocer las leyes de propiedad intelectual de nuestros países (de acuerdísimo) ya que el uso justo de un contenido protegido por copyright solo puede ser decidido por una corte y es mejor que te evites problemas y pretendas vivir en un mundo en donde las cosas no han cambiado.

Para Google todos nos podemos meter en muchos problemas y ellos contribuyen amenzando con strikes que te pueden hacer perder tu cuenta de YouTube sino haces caso a su tendenciosa caricatura y retórica, ya que según ellos así funciona la ley, una ley que no sirve por cierto. Que gran decepción que la escuelita de Google no cuente al sentido común como un mecanismo efectivo para determinar el uso justo de un contenido.

Tal vez la escuelita de Google hubiera sido útil cuando comenzaron a escanear millones de libros sin autorización de sus titulares de derechos para Google Books ¿no? Yo celebro mucho la acción de Google Books, pero la diferencia por la cual Google no necesita ir a la escuelita del copyright es porque ellos tienen millones de doláres para despilfarrar en cortes, abogados y acuerdos económicos que les permiten evitar ser considerados como infractores, a diferencia de nosotros, los mortales.

Como Jeffrey Tobin señala en su artículo Google’s Moon Shot, publicado en la revista New Yorker en el 2007:

Los voceros de Google muchas veces a veces parecen críticos radicales o libertadores del copyright; repetidamente comunican que “estamos de su lado” a los usuarios de internet que parecen sugerir que Google es un benevolente promotor del acceso abierto y libre. Ciertamente las barreras creadas por las leyes de copyright alrededor del mundo y en el ciberespacio NO estan en los interéses de Google.

Como ya lo dije antes, al parecer el copyright solo sirve para mediar bienes culturales entre industria y corporaciones, no para ser utilizado contra usuarios y mucho menos para asustarlos con una visión muy distorsionada de lo que es un trabajo “original” y el uso justo como lo hace la caricatura estilo kinder de Google.

Se entiende que Google quiera evitar otra pleito legal como el que tuvó con Viacom pero ¿es el camino? Para Mike Masnick de Techdirt la Escuela del copyright de Google:

Primero que nada, simplemente refuerza la idea de que una infracción es “piratería” utilizando una caricatura vestida de “pirata”. Eso es extremadamente engañoso. En segundo lugar, es increíblemente confuso, condescendiente e insultante para los remixes creativos ya que el video clama que “no son originales”. En cambio, urge a la gente a crear su “propia canción” y “crear su propio contenido”. ¿En serio? ¿YouTube no entiende que remixes como Kutiman no “son originales” porque son remixes?

Masnick recomienda una guía más cercana a la realidad que la de Google:

Pero en (un intento de) defensa de Google y porque ellos en cierto modo sí se merecen (un poco) el beneficio de la duda, brindémos un poco de atención a la presión que la industria esta poniendo en Google en los Estados Unidos y en donde algunos legisladores no muy brillantes de ese país consideran que Google es el enemigo público número 1 de la piratería en línea. De acuerdo al sitio Politi.co este es el nivel de la discusión:

“Ustedes son Google — ustedes ayudaron a derrocar a la cabeza de un gobierno en un fin de semana. Entonces, en serio, sugerir que para Google es muy difícil lograrlo (terminar con la piratería) me parece que es más una cuestión de falta de voluntad y creo es inaceptable,” dijó Wasserman Schultz. “Ustedes estan esencialmente traficando con la posesión de propiedad robada”

WOW! Que nivel. Así no funciona la circulación cultural que YouTube y Google facilitan. Les recomiendo leer la publicación “Ideología, Ilusión y Régimen Global del Copyright” de Colin Darch que publicó recientemente The Rio Papers para que todos tengamos claro de donde proviene el error fundamental de considerar a la propiedad intelectual como algo que puede siquiera ser robado (y peor aún, se haga todo lo posible para que los creadores de política pública caigan en el juego):

la lucha por los derechos de autor se está librando no sólo por medio de la retórica, sino convirtiéndola en retórica [...]

El resultado de esta presión sin sentido de la industria contra los ISPs es entre otras cosas, la rídicula Escuelita del Copyright. Google ha caído en el juego de la retórica. FAIL.

Es curioso que Google no este enterado que lo que se tiene que hacer es dejar de poner atención a las demandas de la industria, tal y como lo recomienda Harvard Business Review.

Por cierto, de acuerdo a las estadísticas de YouTube hasta el momento la escuelita del copyright no le gusta 2,014 usuarios. ¿Por qué?

Tal vez es hora de que Google escuche a los verdaderos visionarios, de acuerdo a David Bowie, falta 1 año para que su escuelita del copyright sea no solo ridícula, sino una reliquia. Bowie declaró en el 2002 al New York Times:

La absoluta transformación de todo lo que siempre hemos pensado acerca de la música tendrá lugar durante los próximos 10 años, y nada podrá detenerlo. No veo ningún punto en lo absoluto para pretender que no sucederá. Tengo toda la confianza en que el copyright, por ejemplo, no existirá en 10 años, y la autoría y la propiedad intelectual se llevarán una paliza.

Tiempo al tiempo.

Imagen Mimi and Eunice
Licencia: ♡ Copying is an act of love. Please copy & share.

Actualización:

La reconocida Electronic Frontier Foundation tampoco esta de acuerdo con la escuelita de Google y no es ningún berrinche:

Sus materiales envían un fuerte mensaje a los usuarios acera de que se pueden meter en problemas legales si suben cualquier material que no es completamente creado por ellos mismos o que proviene del dominio público -- a pesar de la multitud de importantes usos transformativos que son permitidos por la ley (DMCA) y que son una parte fundamental de nuestra experiencia cultural.

Todos estamos a favor de la educación acerca del copyright. Pero YouTube necesita desarrollar un nuevo curriculum para ayudar a que los usuarios -- y dueños de contenido-- comprendan lo que es posible, no solo lo que esta prohibido.

Finalmente, ReadWriteWeb tampoco esta convencido de que este programa sea la mejor herramienta educacional.