Se dice que Adobe pretende convertir al iPad en una paleta gráfica de alta tecnología. Hasta ahora convivían en el App Store varias aplicaciones sucedáneas del popular editor de imágenes (incluídas varias de su propia casa) pero lo que se avecina se las promete revolucionar la forma en que interactuamos con el software de escritorio.

Gracias a una nueva tanda de programas podremos emplear nuestro iPad como una herramienta más de Photoshop para PC y Mac. La primera de ellas, Nav, nos permite alternar rápidamente de una foto o herramienta a otra. Eazel se antoja un editor de pintura para dedos de elevada precisión y Adobe Color Lava se presenta como la paleta de mezclado de color definitiva.

Como vemos, lo que Adobe pepara es un compendio de apps (entre el $1.99 y los $4.99) que estarán disponibles a partir de la próxima actualización de Creative Suite, a lanzar el 3 de mayo.

Lo más interesante, sin embargo, puede venir por cuenta de terceros, pues Adobe ha lanzado todo un compendio de herramientas de programación con la que engendrar toda clase de soluciones. La imaginación de los desarrolladores pondrá el límite, serán ellos los que mediante el Photoshop Touch Software Development Kit materialicen su visión de cómo el iPad puede aumentar el programa.

John Loiacono, Vicepresidente de Adobe, ha calificado este avance como el más grande que Photoshop haya experimentado en los últimos 20 años, desde la introducción de los plug-ins (ya hay disponibles decenas y decenas de miles):

Estamos intentando extraer todo el potencial de las tabletas. La gente podrá desarrollar sus propias aplicaciones en lugar de sólo plug-ins. Queremos articular toda una comunidad de creación de apps para estos gadgets.

Sí, habla en plural, porque el iPad es sólo el principio: las tabletas con Android o la propia BlackBerry PlayBook se abrirán a la comunidad en breve. Y por supuesto Photoshop es sólo el principio: InDesing o Premiere Pro también evolucionarán de la mano de unas tabletas que poco a poco vienen a demostrar que su inutilidad es más por falta de visión que otra cosa.