Mucho se ha hablado (y en general bastante bien) sobre la tableta de RIM. Mis compañeros David o Carlos os han ido comentando la evolución de la [BlackBerry PlayBook](http://base.hipertextual.com/blackberry/playbook) hasta su próximo lanzamiento el 19 de abril. Pues bien, parte de la expectación que ha levantado se puede ir al traste tras la exclusiva que lanza Wired, y es que Playbook saldrá a la venta sin soporte nativo para el correo electrónico, los contactos o mensajería. Para ello será imprescindible conectarla con una Blackberry o a través de un navegador web.

Un documento interno filtrado a la revista ha sido el detonante para darse cuenta de la noticia. Siete páginas que detallan las preguntas más frecuentes (FAQ) y que se incluirán en el pack que se pondrá a la venta. En el mismo se hace alusión a la necesidad de utilizar ‘Blackberry Bridges‘ de los smartphones de RIM para poder mostrar los servicios básicos de Blackberry, por otra parte, una de las insignias de la compañía.

En los FAQ filtrados se explica claramente:

Pregunta: ¿Estarán disponibles el correo electrónico, los contactos o la agenda de forma nativa en Blackberry Playbook?

Respuesta: Playbook puede utilizar la combinación con un smartphone Blackberry o también puede utilizar por sí mismo a través de un navegador web. Blackberry Bridge crea un puente seguro de enlace a Bluetooth entre la tableta y el teléfono permitiendo a los usuarios del móvil ver e interactuar con el correo electrónico o las aplicaciones de su teléfono inteligente a través de la pantalla más grande de Playbook. Además, los usuarios podrán acceder a su correo a través de un navegador web sin necesidad del smartphone. En una futura actualización de software Playbook proporcionará correo, agenda, aplicaciones y contactos de manera nativa sin necesidad del smartphone.

Bien, como ellos mismo dicen, ofrecerán en un «futuro» la opción, pero además de que se le supone un rival, no ya al iPad de Apple, sino al resto de tabletas existentes en el mercado, no podría empezar peor si todo esto es cierto. ¿Debemos tener una Blackberry para funcionar «normalmente» con la tableta o en su defecto utilizar un navegador? Personalmente me parece un fallo «gordo».

Por otro lado el kit de desarrollo (SDK) que permitiría a los desarrolladores escribir aplicaciones nativas no ha terminado, punto seguramente por el cuál RIM anunció el emulador para ejecutar aplicaciones de Android. Otro punto, quizá menos importante (para algunos) será que no habrá 3G, para ello debemos volver ha recurrir al smartphone de RIM.

En cualquier caso nos encontramos ante una duda muy alargada sobre las posibilidades de éxito de RIM y su Playbook. Tengamos en cuenta que las tabletas tienen gran parte de su éxito en el ecosistema nativo que las nutre. Pensar en un dispositivo que viene de RIM sin un servicio de mensajería o un correo nativo es difícil de digerir, pero a las pruebas nos remitimos.