A nadie se le escapa que conforme van pasando los días, el valor de las IPv4 va creciendo y su precio en el mercado aumenta de manera exponencial. Eso mismo habrán pensado desde Microsoft, quienes acaban de comprar 470.016 direcciones IPv4 por un valor de 7,5 millones de dólares a la firma Nortel Networks, declarada en bancarrota en el año 2009. ¿Para qué? La empresa no ha querido dar detalles, pero se especula que el valor de las IPv4 alcanzarán con el paso de los meses cifras astronómicas.

Cuando en la década de los 80 se creó el primer estándar de dirección parecía suficiente, con el tiempo, el crecimiento de los equipos y la llegada de nuevos "dispositivos como los smartphones o las tabletas, el proceso se redujo drásticamente para las direcciones de 32 bits. El último paquete de bloques de direcciones IPv4 se entregó en el mes de febrero y se espera que su totalidad se agote a finales de este mismo año.

El 8 de junio será la primera gran prueba en el llamado World IPv6 Day. Ese mismo día seremos partícipes del "experimento" que llevarán a cabo varias de las "grandes" tecnológicas ofreciendo sus contenidos bajo IPv6, pasando de las 32 bits a las 128 bits. Una prueba de fuego que durará 24 horas con las que tendremos una mayor certeza sobre los problemas derivados del trasvase y los problemas de migración.

Es por esta razón que la compra de Microsoft, aún siendo incierto el futuro de las direcciones compradas, podría ser un movimiento mercantil más que otra cosa. Nortel puso a subasta 666.624 direcciones. Quedarán por lo tanto otras 196.608 libres tras la compra de Microsoft que seguramente se repartirán entre antiguos clientes de Nortel para otras empresas de telecomunicaciones. ¿Cuánto pueden costar dentro de unos meses?

Pensemos que los mismo problemas de migración o la lentitud con la que está ocurriendo el proceso podría colocar estas cientos de miles de IPv4 en un "mercado" a precios desorbitados, muchas empresas estarán dispuestas a pagar lo que sea, incluso más que muchos dominios .com. Lo veremos con el tiempo, pero quizá esos 7,5 millones de dólares invertidos sean un gran negocio de futuro.