El pasado martes comenzó la 81 edición del Salón de Ginebra, uno de los motor show donde muchos fabricantes de automóviles muestran sus últimos coches y nos muestran sus ideas de lo que puede venir en los próximos años. Desde hace unos años la tecnología está cada vez más presente en el sector del automóvil, no solo en el área de la conducción con los diferentes sistemas de seguridad sino que también en el de entretenimiento. Sin olvidar nuevos elementos que facilitarán la tarea de conducir un coche.

Una de esas ideas futurísticas que se han presentado en Ginebra ha sido Vision ConnectedDrived de BMW, un concept que muestra una idea de lo que puede tener un automóvil en el futuro. Este modelo biplaza llevaría al límite las nuevas tecnologías en el sector de la automoción. El conductor podría controlar gran parte de elementos gracias a una pantalla en 3D, la que permitiría realizar cualquier tipo de acción sin necesidad de quitar la vista de la carretera. La realidad aumentada terminará llegando al sector del automóvil y tarde o temprano comenzaremos a ver paneles HUD incorporados en los coches. Esto es algo que refleja este concepto de la marca alemana, que mostraría al conductor información de puntos de interés, información para la navegación GPS en una pantalla que sería configurable en la que se podrían personalizar toda la información que nos muestra. Todo ello daría a una conexión mucho más estrecha entre el vehículo y el conductor

Pero al fin y al cabo esto que ha presentado BMW se trata de un concepto y tardará algunos años en llegar, si es que termina por llegar. Sin embargo, en Ginebra se han podido ver algunos avances tecnológicos con los que podemos contar en nuestros vehículos a corto plazo.

Una de ellas ha sido presentada por Saab, que a partir del año 2012 incorporará en el modelo 9-3 un completo sistema de información basado en Android. De hecho, va más allá de la información y también ofrece diversas soluciones para el entretenimiento.

Este sistema ha recibido el nombre de iQon y como se puede ver en el anterior vídeo provee al coche de un completo sistema tecnológico que ofrece al conductor y al resto de ocupantes del vehículo muchas posibilidades a la altura de la época en la que estamos. Este sistema contaría con sistemas para analizar diferentes partes del coche, sistemas de navegación por GPS, reproductor multimedia, teléfono integrado y navegador web incluido. Pero la cosa no queda ahí, ya que según Christopher Mckinnon, uno de los responsables de producto de Saab, durante el año que viene lanzarán una API para que desarrolladores puedan realizar sus aplicaciones para el coche. Para ello dispondrán de acceso a más de 500 sensores del coche entre los que se encuentran la velocidad o ángulo de la dirección entre otros.

El fabricante sueco también quiere que el coche tenga conectividad y el entretenimiento sea una de sus señas. Desde la pantalla táctil capacitiva se podrán realizar diversos procesos en las redes sociales usando la conexión 3G o 4G de la que vendría equipada el coche. Lo cual permitiría acceder a información sobre el clima en tiempo real, navegar por Internet, escuchar música desde Spotify o cualquier tipo de posibilidad que ofrezcan los desarrolladores al crear sus aplicaciones.

Evidentemente todo está desarrollado pensando en el conductor y en los pasajeros, pero cuando solo vaya una persona en el coche no es muy adecuado controlar sistemas de este tipo, por lo que la persona que va al volante podría controlar este sistema gracias al sistema de reconocimiento de voz.

Saab no es la única marca que tiene en la mente algo como esto, Ford también lanzará un producto similar a este pero no tan extremo. Lo hará durante el año que viene con el nuevo Ford Focus, que irá incorporado con MyFord Touch y Sync, un sistema que permite que haya una relación más estrecha entre nuestro smartphone y nuevos coche, algo que comenté ayer en Gizmología.

Todos estos desarrollos se están llegando de forma acelerada al sector del automóvil, un sector que parecía siempre ir por detrás en el apartado tecnológico, ya que el desarrollo de los vehículos es muy largo y eso hacía que cuando se produjese un lanzamiento la tecnología que incorporase estaba algo por detrás de lo que había actualmente en el mercado. Esto es algo que los fabricantes están cambiando poco a poco, acortando mucho el tiempo de actualización tecnológica de los coches, lo cual abrirá muchas posibilidades para sistemas de este tipo en nuestros coches.