Hace unos meses nos referíamos en Ecetia a la cruzada contra la distribución digital en que se había embarcado Sony. En efecto, su defensa del formato físico siempre ha sido férrea, máxime cuando Blu-Ray lucha a duras penas por no fenecer, acompañando así al resto de intentos propietarios. Decía Kaz Hirai que la industria del videojuego siempre dependería de formatos físicos, ésto aún cuando Playstation Network terminó dándole la razón a la estrategia de Microsoft, mucho más focalizada en streaming y descargas.

Xbox Live consiguió popularizar los títulos descargables en consola. No son pocos los que han terminado recaudando más que juegos físicos a priori de superior categoría. Ni Sony ni Nintendo pudieron permanecer ajenas, comenzando a engrosar sus catálogos "de segunda" como complemento a estanterías retail.

El destino es cruel, dá muchas vueltas y nos obliga a desdecirnos transitando por derroteros que nunca hubiésemos imaginado recorrer. Mientras el Blu-Ray se estanca como formato de vídeo doméstico, Sony empieza a considerar la opción de sacar provecho a aquellos títulos descargables que por una u otra razón terminaron vendiendo más que multimillonarias producciones. ¿Cómo? Comercializándolos físicamente. ¿No sería irónico que fuesen producciones descargables las que saneasen sus ventas de software?

Andy House, Presidente de Sony Computer Entertainment Europe, se ha referido a un programa de venta limitado a ciertos comercios GameStop en los Estados Unidos: la venta física de juegos descargables.

Nos encantaría trabajar con los comercios europeos para llevar a cabo iniciativas similares.

Playstation Suite es otro ejemplo de cómo una compañía tan física como ésta se dar la razón finalmente a quienes paulatinamente le arrebatan porcentaje de mercado. Por supuesto hablamos de compañías como Apple, cuya App Store está apoderándose de buena parte del pastel. ¿Qué mejor manera que hacerle frente aliándose a la plataforma rival (Android) y ofreciendo en descarga previo pago muchos de sus títulos clásicos?

Claro, los nipones han visto que Infinity Blade (iOS) ha vendido harto más que uno de los juegos más exitosos de las plataformas descargables en consola: Shadow Complex (XBLA). Así las cosas, no nos extrañe ver a unas Sony y Microsoft buscando en el terreno smartphone (por hardware una y por sistema operativo la otra) los beneficios que ya no consiguen tan fácilmente en sus sobremesas.

Shushei Yoshida, mandamás de Sony, se ha mostrado muy emocionado con Playstation Suite cuál será su política de desarrollo:

Los juegos más simples estarán en Playstation Suite y correrán tanto en el Xperia Play como en NGP. Sin embargo los grandes héroes de PS Suite serán los desarrolladores independientes, con ideas muy creativas, nunca antes vistas. Estoy muy emocionado por ver qué juegos llegan a PS Suite a final de año.
Estamos trabajando en títulos de realidad aumentada, táctiles, online, juegos para los más jóvenes e incluso aplicaciones.

Sólo dos palabras: casualización digital. Nintendo y Microsoft iban medio encaminadas. Sony, la última en dar el brazo a torcer, puede terminar liderándola gracias a sus dos nuevos juguetes portátiles. Pues eso, ironías de la vida.