De entre todos los amantes a eso de fotografiar cuerpos celestes uno que claramente destaca sobre el resto es Alan Friedman ya que consigue tomar imágenes tan impresionantes como la que acompaña a este post.

Concretamente lo que estáis viendo es una fotografía del Sol realizada por Friedman utilizando un filtro que solamente deja pasar una longitud de onda muy estrecha de la luz emitida por el hidrógeno en la que después se invirtió la cromosfera convirtiéndola en negativo para aumentar el contraste.