Parece que todos aquellos que abandonan MySpace lo hacen con la bombilla encendida. Tras el prometedor Tagging Robot de Todd Leeloy, ahora ha sido Jamie Kantrowitz, antigua ejecutiva de la red social, quien se ha lanzado a la aventura del software junto a su hermano Chris. El resultado ha sido Gobbler, programa para la gestión, almacenamiento web y colaboración de considerables proyectos multimedia.

Importante lo de considerables, porque ahí radica la principal virtud de esta nueva aplicación. ¿Qué hace exactamente? En primer lugar nos ayuda a mantener organizada nuestra librería de proyectos multimedia. Escanea cuantos discos duros (internos o externos) seleccionemos, buscando archivos y encargándose a posteriori de gestionarlos, siguiéndoles la pista incluso cuando la fuente original esté desconectada.

Sólo por ésto, como rápida forma de tener localizadas todas nuestras fotos o vídeos con independencia de su ubicación (física o en la nube) Gobbler ya se antoja imprescindible.

Muy útil también el que guarde copias de seguridad de todos nuestros programas en la red. Imaginad que estáis editando un extenso vídeo. Gobbler irá guardándolo en la nube y a partir de entonces se encargará de detectar automáticamente cuándo ha sido modificado, agregando únicamente dichos cambios al archivo preexistente. De ahí su celeridad con proyectos que ocupen varios GB.

Respecto a su faceta colaborativa, no hace falta imaginar lo útil que resulta aplicar lo anterior a una edición en la que participan varias personas y donde los cambios son constantes y multidireccionales. Gobbler garantiza en todo momento el guardado del vídeo o audio de marras, sin solapamiento o repetición de archivos.

La tecnología de compresión empleada, además, garantiza subidas de enorme rapidez que, como dicen en TechCrunch, hará felices a compositores, fotógrafos y editores de vídeo.

Gobbler se encuentra en fase beta y actualmente sólo permite trabajar con archivos de audio, aunque se espera amplíe sus funciones en breve.