Esta semana el genial navegador web Opera se ha convertido en el primero del sector en desembarcar en la tienda de aplicaciones de Apple para Mac, la bautizada con el nombre de Mac App Store.

La noticia sin duda es buena, pero Apple la ha estropeado un poco en mi opinión y la de muchos al clasificar el navegador dentro de la Mac App Store como aplicación para mayores de 17 años, lo que carece de sentido ya que en teoría la clasificación 17+ es para las aplicaciones que:

Pueden contener lenguaje soez intenso y frecuente; violencia intensa y frecuente en forma de dibujos animados, fantasías o descripciones realistas; y temas sugerentes, para adultos y de horror intenso y frecuente; además de contenidos de naturaleza sexual, desnudos, alcohol, tabaco y drogas que pueden no ser adecuados para menores de 17 años de edad.

¿Y qué ha dicho la gente de Opera ante la imposición de esta restricción? Pues aunque claramente la misma es mosqueante, en vez de entrar en polémicas estériles ya que la Mac App Store es de Apple y hacen con ella lo que quieren, han optado por una solución magistral: la del humor.

Concretamente esto ha declarado hace escasos momentos Jan Standal, vicepresidente de Opera, en relación a la restricción:

Estoy muy preocupado. Diecisiete es demasiado joven y no estoy seguro si, a esa edad, la gente está lista para usar semejante aplicación. Es muy rápida, usted sabe, y tiene un montón de características. Creo que habría que bajar el mínimo a al menos dieciocho.

Bravo Opera. Y no tengo más que añadir.