Shaghái, China, mitad del siglo pasado — **Grongong** es el estereotipo del pequeño escolar distraído, imaginativo, callado, uno impasible con el perfecto hilo de mocos colgado de su nariz. Dragones y fuego protagonizan sus dibujos de gis sobre paredes y suelos. Ser molestado por aquellos niños altos, gordos, es parte inalterable de su día a día, hasta que eso sucedió.

El meteorito ingresó a la Tierra sin control. El resultado fue un gran agujero en el patio de una escuela a las orillas de Shangai. Sólo alguien inocente y curioso a la vez tendría las agallas para acercarse allí. Y así fue.

El pequeño Grongong tomó lo que parecía ser una cuña brillante y azul. Luego, sin más, hizo lo único que la imaginación y el hambre le permitieron. Grongong dibujó comida sobre la tierra. La sorpresa de todos fue mayúscula cuando segundos después esa delicia, fruto de un pensamiento puro, se materializó.

En la nave también hay asombro. Los tripulantes confirman boquiabiertos que el **sistema de materialización de pensamiento** ha sido operado por un ser humano. Al parecer la cuña luminosa es una inusual tecnología capaz de conceder un poder extraordinario a quien la utiliza. El temor de que la **AI-force** atrape al sistema y su operador crece. Hay que hacer algo al respecto.

Pero la invasión es inevitable. La persecución da inicio.

[**»Shangai Dragon»**](http://www.youtube.com/watch?v=Him3Kj3ifI4) (20 mins., 2007) es un [OVA](http://es.wikipedia.org/wiki/OVA) que pertenece a la serie experimental [Genius Party](http://www.animenewsnetwork.com/encyclopedia/anime.php?id=5010) de la casa productora 4°. Su creador es Shoji Kawamori, conocido por haber participado en [«The Vision of Escaflowne»](http://es.wikipedia.org/wiki/La_visi%C3%B3n_de_Escaflowne). Aunque con un argumento sencillo y predecible, Shangai Dragon posee cierto encanto, así como un sutil e interesante mensaje sobre el manejo de la tecnología.

Kawamori nos sugiere que **no es el origen de la tecnología lo que la hace extraordinaria**. Poco importan marcas, modelos, versiones, compañías, ideologías, tendencias… Así que la tecnología no es extraordinaria _per se_, sino **la imaginación** de quien la posee: una imaginación libre de prejuicios, como la de un niño.

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.