Ha pasado ya poco más de un mes desde que la Motorola Xoom se pusiese a la venta de manera oficial en Estados Unidos. El año pasado por estas fechas toda la comunidad de desarrolladores de iOS estaba volcada después del anuncio del iPad bien en adaptar sus aplicaciones existentes del iPhone al tablet de Apple, bien en crear nuevas aplicaciones con nuevas interfaces que aprovechasen al máximo las nuevas posibilidades que ofrecía el dispositivo. Pero ¿ha ocurrido lo mismo con Android Honeycomb? bueno, pues de momento parece que no.

Cuidado porque no me estoy refiriendo a aplicaciones que se ven bien en la pantalla de un tablet, sino a aplicaciones que han sido diseñadas específicamente para estos, es decir que no suponen una mera adaptación de la interfaz para hacer frente a la nueva resolución sino que tienen elementos diseñados específicamente para aprovechar las virtudes y posibilidades de un tablet. Cuando Steve Jobs presentó el pasado 2 de Marzo el iPad 2 mencionó como este ya contaba con más de 65.000 aplicaciones específicas mientras que mencionó que Honeycomb apenas tenía 100. Y lo peor es que cuando Jobs dijo 100 estaba siendo además bastante generoso, un desarrollador de Android ha hecho un pequeño estudio fijándose en las aplicaciones diseñadas para el Xoom y se ha dado cuenta de que apenas llegan a 20.

O lo que es lo mismo, de momento Honeycomb no interesa demasiado a los desarrolladores, o si les interesa no lo hace en una tasa tan increíble como la del iPad. Las comparaciones son odiosas, pero es que cuando hablamos de tablets, dejando a un lado el Blackberry Playbook de RIM (que además y como ya comentamos soportará la ejecución de todas las aplicaciones de Honeycom), no hay más remedio que enfrentar a iOS y a Android, y de momento el primero va ganando y de paliza.

Porque no hay que dejar lugar a engaños, hace tiempo que los distintos dispositivos dejaron de valorarse únicamente por su hardware sino precisamente por su software, por sus aplicaciones, por las posibilidades que cada uno de ellos ofrece y amplía. Así que por muy bonitos, fluidos y espectaculares que sean el iPad y el Xoom al final lo que acaba contando en principal medida son las aplicaciones que tenemos detrás dándole apoyo a la plataforma. Siempre pienso que no hay dos iPhones o dos Androids iguales, siempre se diferencian a nivel interno precisamente en las aplicaciones que hay instaladas, hace ya tiempo que entramos en una era donde es vital que los dispositivos se adapten a las necesidades de sus usuarios, no los usuarios a las necesidades de los mismos, y para que todo esto ocurra lo que hace falta es precisamente lo que de momento falta en Honeycomb: aplicaciones.

Sin embargo basta con echar las vista sólo dos años hacia atrás y fijarnos en aquel HTC G1, el primer móvil con Android, para darnos cuenta de lo muchísimo que ha cambiado la plataforma y de lo muchísimo que ha evolucionado. Así que aunque de momento no haya empezado por todo lo alto precisamente no me cabe duda de que con el tiempo conseguirá atraer la atención de más y más desarrolladores para que empiecen a realizar distintas aplicaciones para los tablets, sobre todo conforme más y más gente los vaya adquiriendo. Sólo queda hacerse una pregunta ¿cuándo ocurrirá esto?

Ahora en Hipertextual

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.