Así, sin más, un Monje Shaolín atraviesa un cristal, sin romperlo usando un pequeño clavo. El video es grabado a 1.000 cuadros por segundo para que puedas ver la proeza en gloriosa cámara lenta. Neo estaría envidioso...

Vía: Menéame