Desde hace unas horas un nuevo rumor relacionado con Twitter inunda la red, ese que dice que Facebook, Google y otras empresas han llevado a cabo conversación de bajo nivel durante los últimos meses con la gente de Twitter para tantear la posibilidad de comprarles. La información sale desde el rotativo Wall Street Journal y según sus fuentes solamente fueron contactos preliminares. Además estas fuentes familiarizadas con las negociaciones dejan claro también que ninguna de las conversaciones prosperó.

Así que nada muy interesante hasta aquí ya que este tipo de conversaciones entre empresas es algo habitual y todo el mundo lo sabe; también los del WSJ y por eso centran el artículo que nos ocupa en algo más interesante: según sus fuentes la valuación económica de Twitter realizada por los pretendientes sobre la que se sustentaron las conversaciones osciló entre los 8 mil y los 10 mil millones de dólares.

Y llegados a este punto supongo que varios se estarán haciendo la misma pregunta que servidor cuando leyó las rimbombantes cifras: ¿vale Twitter 10 mil millones de dólares? Contestar la pregunta no es nada fácil, pero lo que si tengo claro es que estas valuaciones tan altas me empiezan a dar un poco de miedo.

Ciertamente el potencial de Twitter es brutal tanto a nivel social como económico pero si nos fijamos en la realidad actual del servicio encontramos datos que apoyan la voluminosa valuación y otros que la hacen parecer un poco exagerada.

Por ejemplo tenemos que tan solo dos meses atrás la empresa que nos ocupa fue valorada en 3.700 millones de dólares tras recibir nueva ronda de inversión por valor de 200 millones de dólares, a lo que tenemos que sumar que en 2010 Twitter perdió dinero ya que tuvo que invertir en infraestructuras y también varios expertos han comentado en diferentes ocasiones que a Twitter todavía le falta bastante camino que recorrer para llegar a ser una empresa rentable.

Por otro lado también hay informaciones muy positivas: según estimaciones en 2010 Twitter generó 45 millones de dólares en publicidad y se espera que en 2011 llegue a los 150 millones de dólares. Además está el “valor datos sobre los usuarios” de lo que Twitter tiene mucho y es lo que parece que los pretendientes de la red de microblogging tuvieron más en cuenta para valorar la compañía en 10 mil millones.

¿Conclusión? Pues la verdad que ninguna ya que claramente hacen falta muchos más datos --y conocimientos que los míos sobre la materia-- para poder llegar a alguna conclusión medianamente seria. A ver si algún amable lector-economista puede echar algo de luz en los comentarios.