¿Quién dice que una industria no se puede transformar, cuando se hace desde la innovación y las buenas ideas? Resulta que Spotify (servicio solo disponible en España, Finlandia, Francia, Noruega, Países Bajos, Reino Unido y Suecia) se ha convertido, según un reporte de IFPI en la segunda fuente de ingresos para las discográficas en Europa. Además en Noruega y Suecia es el segundo servicio de música digital más usado, después de iTunes.

En estos dos países el crecimiento tiene realción con los acuerdos hechos con el proveedor de acceso a internet (en especial Telia) que permite que los usuarios puedan pagar su cuenta premium como parte del pago que hacen a operador, facilitando las cosas.

La venta de música digital incrementó en un 87,5% si se comparan los números del 2009 con 2010. Lo que sorprende realmente son los servicios de suscripción que han crecido en un inmenso 1400% en ventas. Los ingresos por anuncios en las cuentas gratuitas de Spotify tan solo en Finlandia significaron 2,2 millones de euros; consideranado qeu el mercado total de música digital en el país es de 7,8 millones de euros, el porcentaje relacionado con Spotify es altísimo.

Al final la industria crece si las cosas se hacen extremadamente sencillas para el consumidor final. Si ofreces un software fácil de instalar, fácil de usar y de paso simplificas al máximo el pago por el uso es obvio que los usos nuevos aumenten. En vez de criminalizar a quienes son inocentes, aprobar leyes inefectivas que atentan a la libertad de expresión hace falta ofrecer nuevos servicios que estén a la altura de los usos actuales de las personas.

Por cierto, en 2013 se calcula que los ingresos generados por este tipo de servicios será de más de 115 millones de euros.