Crece la expectativa en torno a Spotify. El popular servicio de música estaría a pocas semanas de concretar uno de sus logros más ambiciosos: hacerse del catálogo de Universal Music. Al parecer, el servicio está velando armas para entrar al mercado de Estados Unidos, pues en enero firmó contrato con Sony, mientras que hace sólo una semana, hizo lo propio con EMI Music.

Como sabemos, la entrada del servicio de lleno a Estados Unidos sigue detenida. Las disqueras estadounidenses no están muy convencidas del modelo freemium que maneja Spotify, el cual simplemente elimina los anuncios publicitarios. Además, la industria está preocupada porque la entrada de Spotify pueda afectar negativamente las ventas musicales en formato digital, sobre todo de la iTunes Store.

En este sentido, el retraso de Spotify puede deberse a un freno de mano impuesto por las mismas compañías disqueras, quienes mantienen una relación cordial (y bastante redituable) con Apple. Los sellos discográficos no quieren arriesgar esta gallina de los huevos de oro, salvo que el modelo de Spotify pueda ser igual o más valioso para ellos. Tienen mucho qué pensarle, pues el servicio ya demostró en Europa de lo que es capaz.

Sin embargo, que Spotify esté cercano a cerrar el trato con Universal Music habla de una intención clara por asaltar el mercado estadounidense. También apunta a que apostarán con todo al modelo premium, el cual ha resultado ser muy útil para ellos, pues con sólo 5% de sus usuarios de paga es capaz de mantenerse funcionando. Eso sí, de concretarse el trato, Spotify habría juntado casi todas las joyas de la corona, pues aún le restaría fichar a Warner Music, el tercer sello más grande en Estados Unidos.

Suscríbete gratis a Hipertextual

Estamos más ocupados que nunca y hay demasiada información, lo sabemos. Déjanos ayudarte. Enviaremos todas las mañanas un correo electrócnio con las historias y artículos que realmente importan de la tecnología, ciencia y cultura digital.