De entre todas las tecnológicas que andan metidas en la cruenta batalla de las tablets y los smartphones a una de las que mejor le fueron las cosas durante 2010 fue sin duda a Samsung gracias a su Galaxy S y Galaxy Tab. Pues bien, para no perder el buen ritmo en 2011, la marca surcoreana presentó hace pocas horas en el Mobile World Congress 2011 sus dos nuevas joyas; el smartphone Samsung Galaxy S II y la tableta Samsung Galaxy Tab 10.1.

El Samsung Galaxy S II, como su nombre indica, es la evolución del terminal Galaxy S y la verdad que si ese es bueno este ni os cuento. Personalmente a nivel diseño me gusta bastante --algunos dirán que es una copia del iPhone 4--, pero lo mejor son sus características entre las que encontramos una pantalla de 4.3 pulgadas super amoled con 480x800 píxeles de resolución, 1GB de RAM, 16 o 32GB de memoria interna, cámara frontal de 2 megapíxeles y otra trasera de 8 capaz de grabar vídeo a 1080p, batería de 1.650 mAh, puerto HDMI y WiFi, HSPA y Bluetooth 3.0. Todo esto impulsado por Android 2.3 y metido en una carcasa de 8,49 milímetros de grosor.

Por otro lado está la Samsung Galaxy Tab 10.1 que podríamos decir es la hermana mayor de la tableta Galaxy Tab. Lo primero que destacada de la nueva tablet respecto a la anterior es su pantalla la cual mide 10.1 pulgadas y tiene una resolución de 1280x800 píxeles. Además cuenta con un potente procesador Tegra 2 de 1GHz, cámara frontal de 2 megapíxeles y trasera de 8 que se lleva bien con el vídeo a 1080p, USB 2.0, WiFi, Buettoth 2.1 y batería de 6.860 mAh. Rematando la jugada funciona con Android Honeycomb, tiene un grosor de 10,9 milímetros y pesa tan solo 600 gramos.

¿Conclusión? Samsung está apretando los dientes y no va a permitir que en 2011 le quiten la buena posición con la que cuenta actualmente tanto en el sector de las tabletas como en el de los teléfonos inteligentes. Sinceramente creo que lo van a conseguir ya que los dos nuevos gadgets de la marca tienen muy buena pinta. Ahora bien, igual que pienso eso, también creo que si además de mantenerse quieren crecer, van a tener que pulir algunas cosas. Por ejemplo desterrar de una vez el plástico de sus aparatos o mejorar la capa visual propia que le han metido a Android 2.3.

Habrá que esperar para ver qué tal le van las cosas a estas dos nuevos dispositivos y también meterles mano y saber su precio --factor vital-- para sacar conclusiones certeras.