Por si alguien no lo sabía, desde ayer están disponibles en España y otros países de Europa los descuentos de Facebook Places, el servicio de Facebook con el que pretenden combatir a servicios como Foursquare y Gowalla, aunque esta última lleve ya bastante tiempo de capa caída y haya sido la primera la que haya acumulado el mayor número de usuarios. Desde que se anunciase Places primero empezó siendo de uso exclusivo de EEUU pero más tarde se extendió a Europa y finalmente a España desde donde ha tenido, en mi opinión una acogida más bien tibia (al menos yo no conozco a mucha gente que haya empezado a usarlo de manera exhaustiva), sin embargo ahora con lo descuentos el panorama ha empezado a volverse mucho más interesante.

Hasta ahora y que yo conozca, la única franquicia relativamente popular en España que sí ha hecho un uso relativamente aceptable de los specials de Foursquare es Telepizza aunque es tan enrevesado (meterse en su web e introducir un código en lugar de gestionarlo desde la propia aplicación) que el proceso acaba resultando bastante engorroso y cutre. Con Facebook Places la experiencia ha sido justo lo contrario, esta tarde, al entrar en un Starbucks me he fijado en un cartel en la puerta que anunciaba la oferta a través de la aplicación, así que ni corto ni perezoso he hecho checkin en el establecimiento, se lo he enseñado a la barista y sin preguntarme siquiera me ha servido un café calentito (que me hubiese costado 3.5 € de otra manera) y totalmente gratis. Fabuloso.

Que nadie me malinterprete, lo fabuloso de todo esto no es 'que haya recibido un café gratis', lo que más me ha gustado es que después de mucho anunciar y proclamar a bombo y platillo que el futuro de todas estas redes basadas en la geolocalización pasa por obtener descuentos y promociones especiales gracias a hacer checkin en los establecimientos por fin esto empieza a convertirse en una realidad y empezamos a ver ejemplos palpables y demostrables de ello. Es que de hecho, si se reduce a la mínima expresión, Foursquare no deja de ser un juego tonto, divertido, no lo negaré, pero completa y absolutamente inútil, es cuando la actividad en este tipo de redes sociales tenga un beneficio que vaya más allá del uso de la propia aplicación en sí cuando empiecen a cobrar su verdadero sentido y sobre todo a tener un valor real para millones de usuarios que no sean un puñado de early adopters (y eso que los números de Foursquare son impresionantes)

¿Y de qué va todo esto? Pues ni más ni menos para mí es uno de los mejores ejemplo de publicidad y de marketing del futuro. Puede sonar exagerado, pero yo creo firmemente en el futuro de las redes sociales basadas en la geolocalización, van mucho más allá de decir donde estás a cada momento y de vulnerar tu privacidad, van sobre ofertas contextualizadas, sobre una relación vendedor-cliente mucho más estrecha y sobre aprovecharse de una ventaja más que nos ofrecen las redes sociales. Os puedo asegurar una cosa, mientras me tomaba un café gratis a la salud de Facebook y de el señor Zuckerberg en lo único en lo que pensaba era en que ojalá más compañías se animen y empiecen a ofrecer ofertas similares para que de verdad cuaje todo este nuevo sistema, sólo el tiempo nos lo dirá.